Monthly Archives: October 2013

Las 3 cosas más sorprendentes en Corea

La puertecita del metro
puertecitaLos tornos de acceso al metro de Seúl se bloquean si intentas entrar sin pagar. Algo normal en cualquier suburbano del mundo. Sin embargo, a un lado tienes una pequeña puerta, tocas el botón, suena una música y se abre. Sin pagar. Se supone que está pensada por si tienes algún problema, para poder entrar y salir libremente. Cosas como perder la cartera, tener una tarjeta de transporte defectuosa o ir con una prisa extrema (como podría deducirse de la imagen). La música está para alertar al resto de usuarios que está entrando alguien, pero es tan habitual que la ignoran. Algo así en España significaría una cola enorme para entrar sin pagar. Pero aquí, como el metro realmente es un servicio público, y los coreanos tienen un sentido colectivo desarrollado, la puertecita funciona.

Los recicladores responsables
El reciclaje en Seúl es muy variado: básicamente porque cada distrito tiene sus propias reglas. Algunos obligan a separar hasta 4 distintos tipos de plásticos, mientras otros con separar el plástico del orgánico ya están satisfechos. Eso queda en contraposición a que muchos coreanos acaban tirando todo a la basura genérica, a pesar de tener cubos bien diferenciados en la salida de cada edificio. Por otro lado, ancianos con poca pensión suelen dedicarse a recoger basura reciclable: cartones, latas, etc. Pasan por cada edificio, y con un cutter en la mano abren la bolsa de basura, sacan lo que encuentran de “valor” y vuelven a cerrar la bolsa, precintándola con cinta adhesiva. Lo dejan todo ordenado, así que ningún vecino se queja. La educación por encima de la subsistencia, porque no sé cuanta pérdida será el gasto de cinta adhesiva.

El portátil seguro en cafeterías
portatil en cafeteríaLas cafeterías en Corea son caras (entre 2€ y 5€ la taza). Pero porque pagas el espacio, no el café. Así que puedes estar toda la tarde en una cafetería sin necesidad de pedir una segunda taza. Esto las convierte en el lugar de estudio favorito de muchos universitarios. Con WiFi siempre gratis, también incluida en el precio de la taza, despliegas en la mesa portátil y teléfono. ¿Hay que ir al baño, o a la calle a hacer una llamada? No es problema, dejas tu electrónica en la mesa y te vas. Nadie te va a robar. Hay casos extremos, de gente que desaparece hasta 1 hora, dejando de todo en la mesa. Confía en que el resto de la gente hará de vigilantes, al estar en una sociedad colectivista.

De estas 3 cosas sorprendentes, la que más habitúo es la tercera. Aunque no soy tan atrevido (o ingenuo) como algunos coreanos, y si estoy solo y no estoy en una cafetería de dueños conocidos, prefiero esperar y pasar por el baño justo antes de salir. ¡Costumbres de occidente!

Números coreanos y curiosidades

Los números en coreano son todos palabras de una sola sílaba. Concretamente:
0. gong/yeong(공/영), 1. il(일), 2. i(이), 3. sam(삼), 4. sa(사),
5. o(오), 6. yuk(육), 7. chil(칠), 8. pal(팔), 9. gu(구)

Ya había leído hace tiempo que tener nombres cortos hace que sean mejores en matemáticas; o, al menos, recordando números. El otro día un amigo coreano me hizo precisamente ese test: tratar de recordar un número de 8 cifras de un vistazo. Fallé. En parte porque, como la mayoría de gente, los números los recuerdo como sonidos y no como imágenes; además los intenté recitar en inglés (hablo con este amigo en inglés); y finalmente porque me mostró el número sin decir explícitamente que lo recordara. Luego me contó que en televisión preguntaban a gente en la calle y verificaban que los occidentales no recordaban números de teléfono fácilmente.

Y hablando de números de teléfono, ¿sabías que?…

En Corea se muestra el número de teléfono en el parabrisas.
teléfonos en parabrisasEn la mayoría de coches se puede ver el teléfono del propietario incluyendo su nombre. Algo que puede parecer sin sentido en Europa, mostrar algo privado públicamente, es normal en Corea. Básicamente como “servicio público”, esto es, si el coche por alguna razón está molestando, es muy fácil contactar con el propietario para pedir que lo mueva.

Hay que contar con la premisa de: aparcar en Seúl es muy difícil. Más que en otras ciudades, porque normalmente las calles no tienen espacio habilitado para aparcar. Seúl es en realidad un montón de barrios con calles estrechas sin acera, separados por enormes avenidas. Así que, o aparcas en un aparcamiento privado, o en algún hueco, donde probablemente acabes molestando.

Recuerdo un caso de una amiga que aparcó al lado de la entrada de una escuela; a mitad de comida la llamaron porque el autobús escolar no podía entrar, así que dejó la sopa y fue a mover el coche.

Por supuesto, como se ve en las imágenes, cada uno muestra su teléfono con el estilo y diseño que quiere. El clásico es una pequeña placa con los números (se puede comprar en todos lados). Otro muy popular es usar un cojín bordado, supongo por dar sensación de comodidad o seguridad dentro del coche. El cojín parece típico de mujeres, y de hecho en la 2ª imagen parece que el marido usa la placa y la mujer el cojín. Finalmente está el del trabajador de la construcción: el trozo de papel.

Este último caso tiene un detalle para hablar en otro post. Los coreanos usan los números arábigos pero los escriben de una manera muy rara. Muchas veces son difíciles de entender. ¡Y ellos también tienen dudas cuando ven un papel con números escritos por un occidental! Un ejemplo típico son los avisos postales, indicando que tengo que pasar por correos a por un paquete… y ¿sabías que?…

Los coreanos usan DOS direcciones para las casas.
direccion coreanaDebido a la ocupación japonesa de Corea (1910-1945), en Corea se empezó a utilizar el sistema japonés de dirección postal. En lugar de usar el típico calle + número, los japoneses usan barrio + nº de edificio. Por ejemplo, en lugar de “Calle Colón, 85”, se usa “Barrio Tetuán, 439”. Los japoneses defienden el sistema diciendo que realmente no vivimos en una calle, sino en un edificio de un barrio. Pero es menos práctico.

Por eso el gobierno coreano implantó el sistema occidental de dirección postal, esto es, calle y número. Sin embargo, si bien algunas calles grandes tienen nombres, la mayoría toma el nombre estilo afluentes. Por ejemplo, la 3ª calle (la “D”) que desemboca en la 2ª calle que desemboca en Yonsei-ro” es “Yonsei-ro 2da-gil”. Así que, es igualmente complicado.

dirección coreanaAmbos sistemas de dirección postal funcionan a la vez. Por ejemplo, en las inmobiliarias usan el viejo, en las oficinas de gobierno el nuevo. Al final el pobre cartero tiene que ir marcando equivalencias. En las imágenes, se ve que debajo de la placa con la dirección nueva, el cartero ha escrito la vieja. Si uno mira con cuidado, absolutamente todas las casas tienen en algún lado escrita la dirección vieja. Y si la casa es vieja, se ve la pegatina que repartió el gobierno con “y mi nueva dirección es __” para pegarlas junto a la vieja placa.

En resumen, ser cartero en Corea debe ser un caos. Pero siempre llega, como he podido comprobar en numerosas ocasiones.

El asalto en el parque coreano

Another day is goneMe gusta pasear por la noche por el barrio. Seúl es una ciudad muy segura, por lo que es un placer tomar la calle tras el ocaso. Mi barrio es en realidad una colina, como muchos otros barrios de Seúl, y arriba tiene un pequeño parque.

En todos los parques de Corea hay aparatos de hacer gimnasia, básicamente porque en Corea no hay vandalismo, pero si una gran afición por la gimnasia. Especialmente hordas de ajjeossis (아저씨, abuelos coreanos) y ajummas (아줌마, marujas coreanas) que aprovechan estos aparatos. Eso si, los que menos energía necesitan para ser usados. Yo, a veces, también me apunto al vértigo de usarlos; especialmente a uno que no requiere energía ninguna, pues simplemente sirve para estirarte boca abajo… concretamente el de la foto.

Stretching machineUn día una abuela coreana se acercó a hablar conmigo. Si un coreano te habla espontáneamente es básicamente para intentar practicar inglés contigo, pues creen que todos los extranjeros somos de Estados Unidos y/o nuestro inglés es nativo. La mejor forma de evitarlos es contestar en coreano repetidamente… excepto si son del “segundo tipo“. Esta mujer lo era.

Me hizo el interrogatorio estándar de edad, estado civil, trabajo o estudio, y país de origen. Nada nuevo. Los coreanos preguntan muchos detalles de tu vida, al momento de conocerte, porque en coreano es necesario saberlo para hablarte con formas de más o menos respeto. Poco después me empieza a explicar su vida, sin yo haberle preguntado nada. Todo aburrido hasta que dice “y aquella es la iglesia donde doy misa los domingos“.

Alarmas sonando a todo volumen. No, no es Corea del Norte atacando. Es una religiosa tratando de arrastrarte a su religión. En Corea, el 47% no tiene religión. Aparte hay un 23% de budistas, 18% de protestantes y 11% de cristianos. Es decir, hay pocos religiosos, pero hacen muchísimo ruido, tratando de atraer a la gente sin religión a su iglesia. Acabas harto de ellos.

En resumen, si un coreano intenta hablar contigo, quiere practicar su inglés o venderte su religión. Sin más. Aunque por redondear el análisis, también habría que mencionar un tercer tipo, mucho menos habitual: en una chica joven, más bien fea pero vestida provocativamente, que habita bares y discotecas, y tiene curiosidad por los extranjeros.

Seúl en 3 horas

Es muy habitual venir a Corea de turismo y estar más de una semana. De hecho, varios blogueros coreanos han publicado ya sus recomendaciones: Paella de Kimchi con un completo viaje de 10 días y Eurowon con un viaje de 8 días. Personalmente, esas sugerencias me parecen perfectas, y solo eliminaría el ir a Myeong-dong.

Sin embargo, a veces visitas extremadamente cortas también pueden darse. El caso: un amigo llega a Seúl, no por turismo, y solo tiene una noche y la siguiente mañana libre, antes de tomar el avión de regreso. Para colmo de apuros, su hotel estaba en el mismo aeropuerto, a una hora en tren de la ciudad. ¿Qué puede ver de Seúl?

Noche: Cena en Hongdae
Frying dakkalbiLlegar desde el aeropuerto de Incheon a Hongik University es un paseo de 45 minutos en el tren AREX. Una vez allí, nada como dar una caminata por el paseo de Hongdae, viendo la mezcla de bares, tiendas y ambiente nocturno. Para cenar, dakgalbi, un plato de pollo macerado en chile coreano. Otra opción hubiera sido el clásico samgyeopsal (panceta a la barbacoa). Todo acompañado de soju o makgeolli. Luego una cerveza en el típico bar donde te sirven platos de fruta como “anju” (aperitivos para acompañar el alcohol). Otra opción era ir a un norebang (karaoke coreano).

Mañana: paseo en Jongno (el casco antiguo de Seúl)
Yi Sun-shinSe puede comenzar visitando el palacio de Gyeong-hui-gung, que es el más pequeño de los 5 palacios de la dinastía Joseon, pero representativo. Y el que más me gusta, junto al Chang-gyeong-gung.

De ahí en 4 minutos se llega a la plaza de Gwang-hwa-mun. La estatua del almirante Lee Sunshin destaca en su centro. Un poco más atrás, la del rey Sejong el Grande, el promotor de la escritura coreana. Finalmente se puede ver la panorámica de la puerta del palacio Gyeongbokgung (que no podremos visitar), la casa de tejas azules (residencia de la presidenta de Corea) y la montaña de Bukhansan.

Luego nos acercamos al arroyo Cheong-gye-cheon, caminando por el mismo un par de calles, hasta divisar la torre Jongno. Echamos un vistazo al campanario de Bosingak. Detrás hay varias calles con restaurantes.

Jjim-dalk (찜닭)Comemos Jjim-dalk, un plato sabrosísimo y no picante, que consiste en pollo y verduras marinadas, en una especie de estofado. Otra opción hubiera sido probar Galbi-jjim. Sugiero estos platos, en lugar del habitual bibimbap o el bulgogi, porque son imposibles de encontrar fuera de Corea.

Finalmente nos acercamos a la calle principal de Insadong, donde comprar algunos regalos. De ahí una visita al cercano templo budista de Jogyesa.

El tiempo se ha acabado. Poco más de 3 horas en Seúl, a ritmo tranquilo pero sin pausas. Tomamos el metro en Jonggak Station, de ahí a Seoul Station, y tren AREX al aeropuerto. ¡Buen viaje!

El gran hermano coreano

IMG_20131001_095548La sociedad coreana es totalmente paternalista. La tradición confucionista, impregnada en la sociedad e idioma coreano, marca un respeto indiscutible a la jerarquía social. Respeta al jefe, al maestro, al padre, dando tu vida si fuera necesario. Y visto desde el otro ángulo, micro-gestiona al empleado, abruma al alumno y trata a tu hijo como un niño, aunque ya sea adulto.

Es sorprendente como Corea es una potencia mundial con un planteamiento tan retrógrado. No hay nada mejor para el avance que discutir a tu superior (razonablemente, claro). Aprenderlo todo del maestro y luego demostrarle que no todo lo que dijo era correcto, de modo que la sabiduría avanza. Convertirse realmente en un adulto.

Aviso del conserjeEl uso exagerado de cámaras de seguridad es un ejemplo de este paternalismo aplicado al día a día de Corea. Hay cámaras por todos lados, creando una falsa sensación de seguridad (para los coreanos) y una sensación de falta de intimidad (para los extranjeros). Todos los edificios nuevos tienen varias. E incluso venden falsas, para asustar a posibles infractores por pocos wones.

El pasado verano, la puerta de la calle de mi edificio tenia este papel colgando: “Hola. Soy el conserje. Últimamente parece que no hacen reciclaje de basura [al lado de la puerta principal hay 4 cubos para el reciclaje]. Tras mirar la cámara de seguridad, se ve que 3 inquilinos y varios amigos no lo están haciendo. Si se repite, se contactará directamente con esas personas (…)”. Parece un caso de escuela de primaria: no vamos a salir al patio hasta que aparezca la cartera de Juanito.

En este caso, lo normal sería simplemente hablar con las personas implicadas, ¿no? Pero aquí se da a conocer públicamente, para que todos aprendan a ser buenos. Además, dudo que realmente el conserje haya perdido el tiempo mirando las grabaciones. Más bien es: “he encontrado algo de basura mal separada… a la próxima igual miro las grabaciones”. De hecho, miedo me da un conserje, que cobra bien poco, verificando en las grabaciones como la universitaria del 4º piso metió un chico a casa, para luego extorsionarla con amenazas de decírselo a sus padres…

El gran hermano en Corea es, en realidad, un conserje aburrido.

El arroyo secreto

SeongbukcheonUna de los lugares más visitados en Seúl es el arroyo Cheong-gye-cheon (청계천), literalmente “el arroyo de montaña limpio”. Etimología curiosa, porque hace 10 años pasaba por allí una autopista y el riachuelo estaba lleno de suciedad. Pero el alcalde de Seúl hizo una apuesta por la zona y lo renovó en toda su longitud (unos 8 Km), de modo que pasó a ser uno de los lugares favoritos de los seuleses.

Por supuesto, en innumerables veces he paseado por el Cheonggyecheon. El paseo te desconecta de la ciudad, aunque a veces hay demasiada gente: parejas con andares románticos, monjas haciendo footing (según dice Felipe) y muchos turistas.

Un momento… yo no quería hablar del Cheonggyecheon. Yo quería hablar del Seong-buk-cheon, ¡el arroyo secreto! Buscad, buscad, que no sale en ninguna guía…

Stream's mapEl Seongbukcheon, literalmente “arroyo del pueblo del norte”, nace en Bukhansan. Pero el paseo transitable empieza en la parada de Hansung Univ. (línea 4, en la parte este del centro de Seúl) y desemboca 4.5 Km después en el Cheonggyecheon.

Lo reformaron casi al tiempo que el otro, pero la gracia es que solo está transitado por gente del barrio, así que es mucho más tranquilo. Ideal si quieres pasear. O hacer ejercicio, pues el suelo está pavimentado con goma y debajo de cada puente hay aparatos de gimnasia (muy típico de Corea). Además, si quieres comer auténtica comida coreana, también es una gran opción: a los lados del arroyo hay innumerables restaurantes pequeños, típicos coreanos, con pinta de baratos y buenos (eso si, no esperes ver carta en inglés).

Bridge with clockLo descubrí casi por casualidad. Estaba paseando con un amigo por Naksan, junto la muralla este de la ciudad, y quise ver que era esa línea azul que aparecía en el mapa. En los mapas aparecen a tramos entrecortados pero el paseo del arroyo es continuo hasta su final. También, via mapas, descubrí otro riachuelo que pasa por Jegi-dong y también desemboca en el Cheonggyecheon… pero el Seongbukcheon es mucho más interesante.

¿Cuándo vamos?