Monthly Archives: January 2010

Libros de baduk

Mucha gente hace turismo “de supermercado”; en un país extranjero encuentras cosas curiosísimas en el super. Yo he hecho turismo de librería. Si eres jugador de Go, y estás por Seúl, cualquier tienda de libros se convierte en un imán, y te paseas entre estantes hasta encontrar el texto “바둑” (baduk). Es más, planificas visitas a las librerías, editoriales y lugares donde comprar libros de Go.

El viernes estuve en las oficinas de Oromedia, una de las editoriales estrella de libros de baduk, que últimamente está teniendo éxito con la publicación de libros en inglés y coreano: junto a cada diagrama se presenta el texto en ambos idiomas. Me atendió el mismísimo presidente de la editorial, y tras un té y una conversación informal pasamos al almacén, donde guarda todo tipo de libros. Le insistí varias veces en que no me importaba comprar también libros en coreano, siempre que fueran de problemas, pero el hombre sólo me sacaba libros en inglés. Tras negociar con él, me ofreció un 20% de descuento, y el poder enviármelos vía correos a Barcelona. Así que compré 20 libros, unos bowls y un juego de piedras de colores. 300 mil wons (190€), todo incluido.

Sin embargo ninguno de los libros era de tamaño de bolsillo. Así que para suplir esta ausencia al día siguiente asalté por segunda vez la librería Kyobo. Otros 20 libros aproximadamente volarán conmigo (entre los que compré en Kyobo, en YPbooks y los 4 que me han regalado), por un precio irrisorio, 65 mil wons (40€).

Estoy pensando en asaltar la tiendecita de la Hankuk Kiwon, pero ya voy demasiado cargado. ¡Maldito límite de 20Kg en la facturación del avión!

Camina por la derecha

Walk right advertA finales del año pasado el gobierno coreano decidió lanzar una curiosa campaña publicitaria: “Camina por la derecha”. A pesar de que en Corea se conduce por la derecha, como en la mayoría de países del mundo, cuando caminan por la calle lo hacen por la izquierda. O mejor dicho, cuando se cruzan con alguien, lo hacen por la izquierda. Así que el Ministerio de Tierra, Transporte y Asuntos Marítimos ha decidido cambiarlo.

El metro está especialmente inundado de anuncios en carteles, pegatinas en las escaleras e incluso estúpidos vídeos que muestran gente equivocándose al cruzarse y tropezándose. Algunos lo consideran el mayor movimiento antijaponés de nuestros días, pues fueron los japoneses cuando invadieron Corea, hace 80 años, los que impusieron el estilo de cruzarse por la izquierda. A otros les da lo mismo y no se paran a pensar por donde ir, a pesar de que los estudios del Ministerio apuntan que los peatones pueden moverse hasta un 70% más rápido de esta forma (!!!).

Es fascinante que el gobierno coreano se preocupe de estas pequeñas cosas.

De fiesta con Diana

Welcoming SherifEsta semana un nuevo alumno, Sharif de California, ha llegado a Seúl. Como parece ser habitual, el amo de la escuela de baduk a la que vamos (amigo de Lee Kibong) nos ha invitado a todos a la deliciosa barbacoa coreana. Con una agradable incorporación de último momento, Diána Kőszegi 1p. Se ha acercado a la escuela, por primera vez, y tras jugar una partida conmigo (imaginad el resultado), nos hemos ido al restaurante.

El “president-teacher”, amigo de Lee Kibong, es muy gracioso, y a pesar de su falta de fluidez con el inglés, no nos paramos de reír durante toda la cena. Yo aproveché para charlar un rato con Dia, quien me estuvo contando como es la vida en Corea. Tras la cena, ella sugirió ir a tomar un poco más de soju a Gangnam. Por supuesto, aceptamos.

Enjoying kiwi+sojuEl tema del alcohol fue un mano a mano entre Dia y yo, con la ayuda del profesor, y ligeros sorbos del resto. Claramente fui el que más bebí, pues ella aprovechaba cualquier descuido mío para rellenarme el vaso. Como somos gente sana, ¡pedimos una ensalada de frutas para acompañar el soju! Volaron 2 jarras: una de soju con kiwi y otra con piña… y aparte pedimos varias botellas de soju extra. Muchas charlas divertidas y cosas curiosas, como el descubrir que alguien de la clase del profesor Hahn le había hablado de mí.

La mejor anécdota, la del nuevo joseki. Comparando de la fuerza de los amateurs y los pros, comenté que el año pasado en Enero en Londres le pregunté a Oh Chimin 7d sobre un joseki, y más tarde Lluís y yo encontramos una variante que no encajaba. En Febrero en Barcelona se la enseñamos a Oh Chimin, quien sólo dijo “el joseki aun no está acabado”. Más tarde, en Marzo, Mok Jinseok 9 dan pro estuvo en Barcelona, y nos mostró una serie de variantes muy interesantes. Así que eso demuestra el salto de fuerza. Diana entonces me preguntó sobre el joseki, y se lo mostré en mi PDA. Me pidió la PDA, echó una foto con su móvil, y le envió un mensaje al mismísimo Mok Jinseok comentándole el tema, y preguntándole por variantes del joseki. Al rato llegó su respuesta: “no tengo ni idea!“.

Los candados de la torre de Seúl

N Seoul Tower¿Domingo por la mañana? ¿buen tiempo (o sea, más de -5°C)? Pues nos vamos de excursión a la montaña de Namsan. Esta montaña se encuentra en el mismo centro de Seúl, o mejor dicho, en el Sur de la parte vieja de la ciudad. La ciudad está totalmente separada por el río Han, y el norte es el viejo Seúl, mientras que al sur del río se encuentra el nuevo Seúl.

En la cima de la montaña destaca la N Seoul Tower, la torre de comunicaciones que se divisa desde gran parte de la ciudad. Junto a ella, una zona de recreo, el inicio de multiples senderos y varios restaurantes. Hay gente que alcanza la cima a pie, pero otros utilizan el teleférico que parte desde cercar de la estación de Myeong-dong.

Wall made of padlocksAunque probablemente lo más destacado de la zona, aparte de la propia torre, son los candados. Es tradición que las parejas suban hasta la cima de la montaña, y coloquen un candado (o dos) en la verja/barandilla del mirador, simbolizando el amor eterno. Con el tiempo, la inmensa cantidad de candados se han convertido en un espeso muro de varias decenas de metros. E increíblemente la gente sigue encontrando huecos donde poner su candado… así es el amor.

Jjim jil bang!

Hoy ha llegado un nuevo alumno, que se alojará con nosotros. Quizás la casa es un poco pequeña para 3 personas, pero el tipo es muy majo. Le he dado la vuelta oficial por el barrio, para que viera los lugares importantes, y luego hemos aprovechado para buscar el jjim-jil-bang que el profesor me había recomendado.

¡Que maravilla! Básicamente un jjimjilbang es un baño público coreano. Pero es más que eso. No puedo explicarlo con fotos porque evidentemente no he podido echar fotos en un lugar con gente desnuda. Así que intentaré explicarlo con palabras.

Entras y te dan una especie de pijama de verano, tras pagar 5 euros. Pasas a unas taquillas donde te cambias y te pones el pijama. La primera zona tiene duchas de diferentes tipos, piscinas a diferentes temperaturas, con hidromasaje, y varias saunas con diferentes temperaturas. También hay una zona donde por un módico precio te hacen masajes. Todas estas zonas son sólo para hombres, por lo que la gente va desnuda, o en algunos casos con el pijama. Imagino que en el otro lado del edificio existen las mismas zonas, pero para mujeres. Finalmente existe una zona central, unisex, accesible desde ambos lados, donde obviamente hay que ir con el pijama. Es una zona amplia donde poder tumbarse, leer, echar una partida, e incluso hay a un lado un restaurante. Arriba hay otra zona más tranquila aun, donde la gente duerme. Y si esto no fuera poco, también hay varias habitaciones/saunas unisex.

Todo una delicia para relajarse. Esta noche dormiré como un bebé. Te lo cuentan y te haces una idea… pero la realidad es mejor. Hemos entrado, hemos hecho sesiones de sauna, sesiones de piscina, ducha, tumbados un rato de charla en la zona central, y vuelta a empezar. Una idea realmente interesante.

Paseo de Sábado con Oh Chimin

The blue houseOh Chimin se ofreció a pasearnos hoy por Seúl. Al final se nos ha unido otro coreano, un tipo bastante despistado, que sin embargo es 4 dan… milagros de la educación coreana. El lugar para pasear durante la mañana ha sido uno que Chimin tampoco conocía, Samcheong-dong. Es un barrio sobre la faldas de varias colinas, con muchas tiendecitas y restaurantes. Además, a un lado encontramos la Casa Azul, o literalmente la Casa de las Tejas Azules, hogar del presidente de la república. La cantidad de policía alrededor de la zona era bastante impresionante.

Karaoke timeDespués de comer en uno de los restaurantes, y dar otro paseo por el barrio, hemos cambiado de lugar, saltando a la famosa calle comercial del Myeong-dong. Tras echar un vistazo a la actividad de la calle, hemos decidido practicar uno de los deportes coreanos por excelencia… el karaoke. Por unos 9 euros hemos reservado una habitación, y durante más de una hora hemos estado echando alaridos. La verdad es que el tema empieza un tanto aburrido, pero poco a poco la gente se anima a cantar, se pica, y al final no hay quien coja el micro. Muy divertido.

Playing CoyoteMás tarde hemos visitado un bar de juegos, con una carta/menú enorme de juegos de todo tipo, desde clásicos como el ajedrez hasta cosas como el Puerto Rico o el Toma 6. Sin embargo ¡no tenían el baduk! He sugerido el Coyote, por tener reglas muy sencillas, y a la vez ser tremendamente divertido: hay que llevar una carta sobre la frente, que no ves, e tratar de estimar la suma de todas las cartas. Por supuesto, con un poco de psicología y confusiones he podido conseguir ganar 2 veces, y Chimin y Fritiof sólo 1 cada uno. El otro coreano ha sido el primer eliminado en cada partida, y le ha costado como 2 partidas en entender realmente de que iba el juego… lo dicho, 4 dan, milagro de la educación coreana. En fin, por unos 7 euros puedes pedir el juego que quieras, te lo explican (en coreano) y luego puedes disfrutarlo un buen rato.

Hangul, romanización y pronunciación

Poco antes que Colón descubriera América, la gente en Corea escribía coreano con caracteres chinos. Sejong el Grande, dignatario en aquellos tiempos, pensó que usar caracteres chinos era un jaleo, así que siendo un consumado lingüista, desarrolló un nuevo alfabeto. El hangul, que sólo consta de 24 letras. En realidad se forman bloques de sílabas, tipo consonante+vocal, o consonante+vocal+consonante, pero resulta muy fácil de entender. De pronto, al contrario que lo que pasa con el chino o el japonés, aprender a leer y escribir coreano es cuestión de 1 día. Hoy en día, el teclado coreano separa las consonantes (a la izquierda) y las vocales (a la derecha), por lo que escribir suele ser muy rápido, alternando las manos. Y cosa parecida sucede con los móviles… he visto gente en el metro escribiendo SMS en cuestión de segundos.

Mucho más tarde, allá por los años 30 del pasado siglo, apareció la romanización, o sea, escribir coreano usando alfabeto latino. Por desgracia muchos de los precursores eran ingleses, por lo que adaptaron un tanto la pronunciación a su lengua. Aunque la última versión oficial de romanización (marcada por el gobierno coreano) es bastante neutra, a nosotros nos ha quedado algunos casos un tanto erróneos de previas romanizaciones, o de malinterpretaciones. Por ejemplo, el famoso jugador Lee Changho en realidad no tiene ninguna “L”, y se pronuncia (a la española) como i-chang-jo. De hecho Seúl no se pronuncia como lo hacemos nosotros, sino que se pronuncia como Sòul!!

Cenando con 3 pros coreanas

Time to resign?Hoy he quedado para cenar con Lee Minjin 5p (이민진) y Park Sohyun 2p (박소현), las 2 profesionales que estuvieron unos días en mi casa el pasado verano. Al final se nos han unido Hwang Inseong 7 dan (profesor de baduk en Berlín, que casualmente está por Seúl este mes), que ha hecho de traductor, y Kim Hyojung 2p (김효정), que además de ser pro trabaja en Baduk TV (¿he de explicar de que va el canal?).

Habíamos quedado en la salida del metro más cercana a la Hankuk Kiwon (la sede de la asociación de jugadores profesionales), pero he llegado como media hora antes. Así que me he acercado directamente a la Hankuk Kiwon, a ver si la tienda-librería estaba abierta. No lo estaba, y tras preguntar al portero, me ha pedido que lo siguiera y hemos subido a la 3ª planta, administración, donde he podido hablar en inglés con Jinseo Park (RRPP). Muy amable, se ha disculpado porque la tienda estaba ya cerrada, y ¡me ha regalado un libro! Concretamente “This is Haengma”, escrito por Kin Sungrae 4p y traducido por Diana Koszegi 1p (a quien aun no he tenido el honor). Un libro que aun no se ha publicado. Y ya es el 3er libro que me regalan en Corea. Luego, tras decirle de donde venía, me dice: ¡conozco a Sánchez de España! (y hace una señal con las manos, como diciendo “un tipo grandote”, claramente refiriéndose a César). Le respondo que justo él me había indicado acercarme a la tienda.

Final match roomHe salido a la calle, y me he encontrado con Minjin, tras lo que hemos vuelto a entrar. El portero ha alucinado al verme de nuevo, pero esta vez bien acompañado. Me han hecho la visita turística por todo el edificio, empezando con la sala general, con cientos de tableros. – Os puedo hacer unas simultáneas a todos los pros, si queréis – he dicho bromeando. Luego hemos subido a la sala para octavos de final, y la sala especial para las partidas finales de un torneo. Sala que tenía un letrero en la puerta que ¡prohibía el paso a no profesionales! Menudo privilegio. Finalmente un vistazo al plató de Baduk TV, sellado con doble compuerta, y a cenar.

Inseong y yo delante de 3 guapas coreanas, compartiendo mesa, cenando delicioso bulgogi. Conversaciones varias, incluyendo un comentario sobre una partida de Minjin del torneo Kuksu que reproduje en el club La Pedra, y que tuvo comentarios dispares. Afortunadamente aun tenía la partida en la PDA, por lo que he tenido ocasión de preguntarle sobre un par de movimientos. Me han contado que un nuevo estilo se está desarrollando, donde muchos conceptos preestablecidos se están poniendo en duda, como el tsuke en diagonal a la piedra del kakari, sin tener pinza al otro lado. Minjin me ha comentado la fecha de su siguiente partida de torneo, pero es varios días después de mi vuelta a España, por lo que no ha podido invitarme, ¡que lástima! Muchas bromas, y cosas curiosas como que Inseong y yo jugamos baduk con la izquierda, pero escribimos con la derecha.

Tras cenar, un café en un lugar cercano, y más charla. Por desgracia ninguna de las 3 tiene previsto pasarse por Europa pronto. Las he retado a un karaoke para continuar la tarde-noche, pero se hacía un poco tarde, y hemos decidido terminar y marchar cada uno para su casa. A ver si tengo ocasión de volver a quedar…

Domingo de palacios y librerías

To jump or not to jump?Mi domingo ha empezado en Cheonggyecheon, una zona para pasear al lado de un torrente de agua, pequeño afluente del río Han (que es enorme, como 1 Km de ancho, totalmente helado ahora). En primavera este paseo debe ser muy bonito, por todo el verde alrededor del torrente. En invierno la ventaja es que no hay tanta gente. He entrado por un lado, pero quería ir al lado del sol, así que me he arriesgado a saltar entre unas piedras con hielo. Total, si caigo al agua seguro que se está más caliente que fuera. Paseando he visto como aprovechan los bajos de un puente para poner una exposición de fotos (al aire libre): me ha parecido una interesante idea.

Kyobo libraryTras acabar el torrente de agua, me he pasado por la librería Kyobo, dicen que es la mayor de Corea. Por supuesto, mi objetivo era encontrar un letrero con “바둑” (baduk). Varias estanterías llenas de libros de baduk han aparecido ante mis ojos. ¡Una carretilla, necesito una carretilla! Empiezo a mirar unos libros de problemas de situaciones muy típicas (si alguien se salta el joseki, si juega un exceso), y veo que es una colección de 60 (¡sesenta!) libros. Cada uno del tamaño de novela de bolsillo y un dedo de gordo. Miro el reverso, veo el precio, y… ¡no necesito una carretilla, necesito un contenedor naviero!, ¡por dios, que me envíen un Hércules ya! Cada libro cuesta menos de 2 euros (3000 won = 1,85€ al cambio de hoy). El paraíso sobre la tierra. Definitivamente tendré que mirar como enviar un paquete grande por correos a España.

Drops from the roofTras comprar sólo 3 libros (ya pasaré otro día a por más), me he acercado al palacio Gyeonghuigung, que tiene entrada libre. Es uno de los 5 gran palacios de la dinastía Joseon, quizás el más pequeño, pero a mí me ha gustado mucho. Es como más íntimo, te sientas bajo un soportal y escuchas las miles de gotas que caen al suelo al deshacerse la nieve en el tejado.

Más tarde, ya con hambre, le he dado otra oportunidad a los intentos coreanos de cocinar pasta italiana. Grave error, pues me he encontrado con una especie de sopa de tomate con vegetales varios y unos espaguetti flotando. Mirando alrededor, el resto de los platos están desbordados de tomate. ¿No saben que los espaguetti sólo en algunos casos incluyen tomate? ¿Y el queso rallado? Mi reino por un trozo de queso.

Colorful detailsDespués de comer, me he dirigido al palacio Gyeongbokgung, el palacio real (el más grande de los 5 gran palacios). Por la calle me he encontrado un tipo de California que me ha hablado sobre la biblia de los mormones y más tarde me he encontrado con un aparcamiento para bicis ¡con hinchador de ruedas!. El palacio Gyeongbokgung es espectacular, con una gran cantidad de explanadas, patios, edificios y detalles cambiantes. En algunos frontales habían zonas delimitadas al paseo porque a cada momento caía nieve desde el tejado. La mejor parte es, además de los imponentes edificios para la recepción, el jardín trasero con una pagoda en medio de un estanque. Visita imprescindible.

Por cierto, casi cada día sigo subiendo fotos de Seúl.

Aire a -15°C

Hace una semana que no nieva, y la vieja nieve se amontona a los lados de las calles (los propios vecinos limpian con palas), formando ya trozos de hielo. Ha subido bastante la temperatura, de un rango de -8°C a -17°C (sin contar efecto viento) a un rango de -1°C a -10°C, mucho más agradable. De hecho ayer noté calor. Parece una locura, pero después de respirar aire a -15°C, todo es calor. La vida a menos de -10°C no es un problema, pues la casa está muy bien acondicionada, y si sales abrigado no tienes frío en el cuerpo; pero el problema inesperadamente importante es respirar. En una palabra, duele. Así que el consejo es llevar una braga militar u otra prenda cubriendo la boca y nariz, para respirar aire no tan frío; y no hay que quitársela aunque se llene de humedad por el vapor del aire respirado, o de mocos. También es tentador respirar por la boca: error fatal, tuve la garganta como un volcán media semana.