Category Archives: Seoul

La flor de tu país

Rosa de SiriaCuando mis amigos coreanos me preguntaban ¿cuál es la flor nacional de España? yo sonreía sin saber que responder. En Corea cada país tiene una flor representativa, y ellos están muy orgullosos de que la suya sea la rosa de Sharon (o rosa de Siria). El himno habla de esa flor, y de hecho incluso hay un tren que se llama así: Mugunghwa (무궁화, en coreano).

Los propios coreanos tienen asignadas flor a todos los países. La de España, el azahar; de México, la dalia; de Reino Unido, la rosa; de Estados Unidos, la flor de frambuesa; etc. Lo curioso es que si busco en internet, “la flor de España” es el clavel.

Podría sonar simplón, pero en el fondo todos tenemos topónimos relacionados con la naturaleza, e incluso hay otras asociaciones de conceptos que si que tenemos en mente. Por ejemplo, animales: España – conejo/toro/lince, Francia – gallo, Inglaterra – zorro. Lo que pasa es que no está institucionalizado como en Corea.

Además, también hay asociaciones con otros elementos naturales, como árbol o animal, y no solo de países sino también de ciudades, por ejemplo:

  • Seúl: el pájaro picapica, el árbol ginko, la flor de fortisia.
  • Busan: la gaviota, la planta de camelia, la flor de camelia.
  • Incheon: la grulla, el tulipero, la rosa.
  • Daegu: el águila, el abeto, la magnolia.

¿Sería bueno tener institucionalizado elementos naturales? Yo creo que sí, aunque al menos sirviera para cuidarlos como se merecen. La desconexión que existe entre la mayor parte de la población (urbana) actual con la naturaleza es tan extrema, que cualquier ayuda a volver a las raíces siempre será buena.

Seúl 2016

Seúl es una ciudad que cambia constantemente. Así que visitarla tras un año me permite ver esos cambios. De algunos ya he escrito en el blog, como las bicicletas públicas, o el nuevo parque-corredor verde en el área oeste.

Pero también me ha sorprendido ver nuevas zonas donde está prohibido fumar: desde 100 metros alrededor de las bocas de metro, a varios parques. Y a esta prohibición se le suma la recomendación de no usar el teléfono móvil cerca de las intersecciones, para evitar ser atropellado. Algo que, conociendo el caos de la ciudad, es fácil de imaginar.

impermanence

Volver a la ciudad como turista me hace ver que hay muy pocas papeleras, ¿o antes también habían pocas? En todo caso, habiendo baños públicos por todos lados, siempre puedes usar las papeleras de estos.

El café es aún más caro, una locura. Aunque este año otra nueva bebida era la novedad. Si hace un par de años la moda eran las limonadas (más bien falsas limonadas), este año parece que las tiendas de venta de zumos se han disparado. Gran idea la de poder disfrutar de un zumo recien batido, pero atención con la salubridad en algunos casos: tuve problemas intenstinales en 2 ocasiones, y muy probablemente fueran por fruta o hielo en mal estado.

Aparte de todo esto, casi todos mis restaurantes favoritos seguían funcionando. Aunque habían varios que habían desaparecido para dejar lugar a la aburrida franquicia. En Seúl cada vez hay más franquicias y corporaciones que roban el lugar a los pequeños locales, y por desgracia a la gente no parece importarle.

Cada año hay más turismo. Pero aun no está masificado. Sigue siendo un placer pasear por el casco histórico por la noche, sin flashes ajenos perturbando el momento. Aun hay magia.
bukchon

Las bicicletas públicas de Seúl

Una nueva visita a Seúl me descubre la reciente implantación de las bicicletas públicas. En una ciudad con un tráfico de locura, donde el coche aun es símbolo de estatus social, es interesante ver la aceptación de estas bicis públicas. Además, Seúl es también una ciudad donde el vandalismo es casi nulo, así que al menos no habrá estaciones destrozadas (como si pasa en Barcelona y otras ciudades).

bicicletas públicasLas bicicletas tienen múltiples modalidades de uso, cosa que sorprende. Las opciones van desde bonos de un día (¡a 0.80€!), pasando por semana(2.42€), por mes y semestre, hasta un año(24€). Me recuerda al bicing de Barcelona cuando empezó, pues tenía precio anual similar (que luego se duplicó) y también al principio se veía mucha gente novata probando las bicis.

Por otro lado, según leo, la web para darse de alta para extranjeros está muy limitada (noticia en inglés), lo cual en el fondo es lo habitual en Corea, con microsites en inglés en lugar de una traducción real de la web coreana.

carril biciPara acompañar la implantación de bicicletas, han empezado a crear carriles bici, a tramos esporádicos. Incluso tramos de escasos metros, como en la foto, que no conectan nada con nada. Al menos en Barcelona los carriles se alargaban varias calles.

Desde luego, los carriles bici del centro no ayudan a pasear sin peligro, y parece que Seúl aun tendrá que hacer un largo recorrido en entender como instalar y conectar carriles. Eso si, hay zonas nuevas donde la bici ya es protagonista, como el camino forestal de Gyeongui.

miniveloTambién, fuera del concepto de bicicletas públicas, he visto muchas más bicicletas privadas. Especialmente en zonas universitarias, donde es ya fácil ver gente joven montada en bici. Además, es normal ver minivelos: un tipo de bici no plegable de ruedas más pequeñas, ideales para aglomeraciones urbanas. En Europa, por desgracia, es casi imposible encontrarlas, mientras que en Asia las venden a partir de 140€.

En definitiva, la bici se abre paso en Seúl. Tengo mucha curiosidad por ver la evolución. En Barcelona poco a poco, gracias a la presión numérica de los ciclistas, los vehículos a motor han ido respetando la bicicleta. Pero Seúl es un caos: el tráfico es intenso, e incluso es habitual que las motos de reparto invadan la acera, poniendo en peligro a los resignados peatones. O aumenta su respeto, o la cuerda se tensará demasiado y romperá en el lado más débil, el del ciclista.

El camino forestal de Gyeongui

Rehabilitar una zona es una idea sencilla. Ejecutarla adecuadamente es más complicado. Pero en Seúl, que tiene una excelente obra civil, lo han vuelto a lograr. Estrenaron hace unos meses el llamado Camino Forestal de la línea Gyeongui (경의선숲길) en la parte oeste de la ciudad.

Hasta el año pasado esta zona era un desastre. Consistía en un descampado con las vías de tren de la línea Gyeongui original, vías en desuso por haber un tendido paralelo subterráneo (donde pasa el tren del aeropuerto Arex y la propia línea Gyeongui). Para colmo la zona estaba vallada, creando un muro separaba varios barrios, dejando solo unos puntos muy concretos donde cruzar.

Tras la reconversión a parque, ahora es un punto de atracción con mucha gente paseando, disfrutando de una conversación sentados en un banco, e incluso cruzando en bicicleta. Este lugar, antes innaccesible, pasa a ser el eje troncal de la zona.

gyeonguiCon una extensión de 6.3 kilómetros, va desde casi la estación de Gajwa a la de Gongdeok, tocando Hongae (salidas 3 a 7) y pasando por delante de la universidad de Sogang. Ideal para un largo paseo.

Siendo un “camino forestal” tiene gran cantidad de árboles y césped donde ¡los coreanos acampan! Han conservado algunos tramos de la vía original de tren, e incluso un riachuelo. Para mayor maravilla, hay gran cantidad de bancos anchos: esos elementos urbanos que han ido desapareciendo de nuestras calles y parques. Pero hay aun más: no se permite fumar.

gyeonguiMe alegra ver el resultado, pues es como un nuevo CheonGyeCheon para la ciudad (o el Seongbukcheon o el paseo del tarareo). Esto es, un lugar donde pasear y relajarse sin ruido de tráfico (en realidad, solo ocasional).

Ya me gustaría ver un camino así en Barcelona, por ejemplo podrían haber hecho algo cuando soterraron las vías que iban de Sants a Passeig de Gracia (ahora Av.Roma y Aragó). O cuando lo hagan con las de la Estació de França.

Desde luego, si viviera ahora cerca de Sogang (donde viví), no dudaría en hacer un paseo cada noche por el parque.

Ciudades de asfalto

Llevo años viviendo en el centro de diversas ciudades. Y me sigo preguntando hasta que punto las ciudades del principio del S.XXI están totalmente deshumanizadas. Las ciudades fueron, hace varios siglos, punto de atracción para artistas y simples trabajadores; y lo siguen siendo, pero las adaptaciones que han sufrido para soportar el aluvión de humanos las han hecho tóxicas. O quizás sean los humanos los que somos las toxinas.

EDIFICACION

yeondamUn ejemplo es la edificación y remodelación sin límites. Esto en Asia es aun mayor locura. En Seúl no era raro ver como derriban un barrio entero (no un edificio, sino un barrio entero) para construir edificios colmena. La vivienda en una ciudad siempre es un negocio, así que construir o reformar siempre será rentable.

De hecho, hace poco me enteré que el barrio donde viví en Seúl en 2014 ha desaparecido totalmente. Cerca de allí había unas vías de tren que soterraron hace años (la actual línea de AREX), pero seguía siendo un descampado inútil que cruza todo un distrito. Hace un par de años el ayuntamiento por fin decidió hacer un parque-corredor (el Yeontrail) y toda la zona se ha revalorizado como la espuma.

La foto de arriba muestra el descampado (donde una chica se montó una carpa para tocar el piano), mientras que la foto de abajo es el resultado de la remodelación, con su riachuelo. Sin duda apetece ir a ver lo nuevo (salida 3 del metro Hongik), pero oír que están tirando barrios enteros por donde continua el parque da que pensar, porque los habitantes originales suelen acabar desplazados (por decirlo de una forma amable).

Pero esto no solo pasa en Seúl. He visto edificaciones de locura en Hong Kong. O remodelaciones sin freno en Barcelona, donde no hace falta más que pasear por la noche del día de “enseres”, donde la gente deja en la calle muebles que aun servirían sin problemas.

TRAFICO
El tráfico es un problema de toda ciudad, pero quiero centrarme en el caso del centro de Barcelona.

eixampleCuando se proyectó el Eixample de Barcelona, la expansión de la ciudad del S.XIX, la idea sobre el plano era genial. Amplias calles, grandes manzanas, poca altura de edificios para permitir que la luz llegue a todos lados, y chaflanes para permitir mayor visibilidad.

Del mismo modo, los edificios construidos originalmente poseían mucha superficie, con una primera planta regia (donde solía vivir el amo del edificio) y luego apartamentos para alquilar en los pisos superiores. Porque la vida se hace en la calle, y jamás tendría sentido que el propietario viviera en el ático.

Sin embargo, es curioso como cambian los usos: ahora son los áticos los más valorados. Porque se trata de huir del ruido, de buscar la luz. Las calles del centro retumban con el tráfico, haciendo difícil encontrar la tranquilidad. Calles que antes eran paso de viandantes, ahora monopolizadas por vehículos de motor.

Ahora la gente huye de la ciudad. De hecho, conozco a varias personas que se han mudado fuera de la ciudad tras tener el primer hijo. ¿Críar a tu retoño entre el caos de la ciudad? Ni loco. Hay planes como el de las “super-illes“, que pretenden pacificar las calles de Barcelona. Y hay quien espera que el futuro de coches eléctricos silenciosos ayude a calmar el ambiente… pero, ¿quién sabe?

Quizás el problema fue cuando se asfaltó todo. Se perdió el contacto con la tierra. Ahora solo algunos afortunados árboles son capaces de tocar tierra auténtica con sus raíces. Para el resto, nos queda una plataforma de asfalto donde reina el caos, donde naces niños desnaturalizados, donde lo único que cuenta es el beneficio económico.

Seúl, el paraiso del transporte

Realmente los coreanos tienen una pasión por la infraestructura increíble. El metro de Seúl compite como uno de los más grandes del mundo junto con Tokio y Nueva York, aunque si hablamos de kilómetros construidos (casi 1000Km) no tiene rival. Y a pesar de la extensión y sus más de 620 estaciones, es muy práctico y fácil de usar.

Zonas de autobúsA eso se le suma una flota de autobuses que conectan casi cualquier punto de la ciudad con cualquier otro. De hecho, el sistema de numeración de los autobuses es el más lógico que he visto. Básicamente la ciudad se divide en varias zonas, cada una con su número. El centro es el 0, Gangnam el 4, Sinchon y Hongdae el 7. El primer número del bus indica el origen, el segundo el destino y el tercero marca variaciones de ruta. Así que estando en cualquier parte de la ciudad, volver a tu barrio es tan fácil como buscar autobuses con el número correcto. También hay autobuses que van al extrarradio y usan el mismo método.

17개노선A3-(후보노선 3개 제외-최종수정)Esta semana para añadir aun más transporte, se han aprobado 10 nuevas líneas de metro. La idea es tenerlas listas en 2025, y conociendo a los coreanos, estarán completas para esas fechas.

En realidad la mayoría de las nuevas líneas son pequeñas, así que no debería ser problema acabarlas en 10 años. Aunque en Seúl todas las líneas empezaron siendo pequeñas… Eso sí, una de las líneas nuevas es remarcablemente más larga: va de norte a sur pasando por Sinchon y la Universidad de Seúl, cruzando Yeoido, una línea que completa una rejilla casi perfecta en la ciudad.

En este punto ya no sé si tanta línea es una exageración, una manera de que los políticos ayuden a las empresas privadas de construcción (con la lectura buena y mala). En todo caso, será bueno para la población siempre creciente de Seúl, aunque ahora tengan que pagar un poco más por el billete.

En Asia ya nos hemos cargado el cielo

74ug/m³Cerca de mi primera casa en Corea había una pantalla/cartel que mostraba la contaminación del aire. Siempre pasaba por delante al ir a clase de coreano, así que poco a poco fui dándome cuenta que el aire en Seúl no es normal.

Me sorprendía ver que rara vez el valor de PM10 bajaba de los 50μg/m3, como marca el estándar de la Unión Europea: “no puede haber más de 7 días al año con media superior a 50μg/m3”. Seúl a mitad de Enero ya se habría saltado esa ley. Pero en Corea, como indica la pantalla, 100μg/m3 es lo normal. Y cada website coreano muestra escalas distintas.

El aire en 2012 no fue muy malo, pero en 2013 y especialmente en 2014 fue horrible.

En primavera suele darse el polvo asiático, un viento del oeste que trae polvo del desierto del Gobi. El problema es que China contamina mucho, así que ese viento también arrastra contaminación. Eso unido a la actividad ultraconsumista de Corea que también genera muchísima contaminación. Este último caso, de hecho, es el que muchos coreanos niegan: si el aire es horrible, la culpa es de China, es del polvo asiático; nada que ver con Corea, tierra verde. Un error de concepto que irán pagando con enfermedades respiratorias.

La mayoría de los habitantes de Seúl no tienen un concepto real de ecología. A pesar de tener un sistema de transporte público increíblemente bueno, prefieren conducir aunque sean cortas distancias y tarden un rato en aparcar: todo por mostrar status social, como marca la sociedad consumista. En los edificios hay contenedores para separar basuras, pero mucha gente lo tira todo al contenedor general. Los carriles bici son inexistentes, excepto junto al río, donde no cubren ninguna ruta importante. Y si les preguntas por ecología, lo más que te indican es algún parque ecológico.

Atención, no digo que en Europa hagamos las cosas bien. Más bien digo que en Corea (y China) la situación es de alerta máxima. El año pasado (2014) además de valores altísimos de PM10 también tuvimos de PM2.5, partículas más pequeñas que entran directamente en sangre. La sensación de aire quemado, escozor de ojos y falta de aliento fue una experiencia que no quiero repetir. Hace unos días, aun en invierno, ya llegó una tormenta de arena que dejó valores por encima de 900. Miedo da.

Nice weatherLo más triste es que ya sólo en otoño se pueden ver cielos azules. Los cielos altos de los que habla el proverbio coreano Cheon-go-ma-bi (천고마비, 天高馬肥), “cielos altos, caballos gordos”.

Recuerdo que en un examen oral de coreano me preguntaron por diferencias entre Corea y España y de pronto miré al cielo por la ventana, y sin pensarlo dije “el cielo”. Luego me tocó explicar que añoraba el cielo del Mediterráneo, siempre luminoso y azul profundo. Me aprobaron con nota, quizás porque no era un diálogo inventado en clase, sino real.

Un último planteamiento. Sobra gente en este planeta, mucha gente. Sobra consumismo, sobran productos cuya fabricación contamina y luego no sirven para nada. O echamos el freno, individualmente y como sociedad, o el futuro pinta muy gris. Si no me crees, prueba a vivir un mes en Pekín o Seúl esta primavera y me cuentas luego.

Quizás el metro más grande del mundo

El metro de Seúl es enorme, quizás uno de los más extensos (depende de si se consideran algunas líneas). Hablamos de más de 500 estaciones, con más de 900Km de vías.

The train is almost hereSi has estado de visita en la ciudad, habrás visto el increíble mapa de líneas entrecruzadas sin fin. Tanto que a veces se hace necesario usar una aplicación de móvil para encontrar la ruta ideal. Al respecto, la app más famosa para android es Jihachul, pero yo personalmente prefiero Metroid, pues es más ligera.

Si vives en la ciudad sabrás que es una red enorme que no para de crecer. Cada pocas semanas se abren nuevas estaciones o incluso líneas. Por ejemplo, recientemente conectaron la Gyeongui con la Jungang, permitiéndote viajar desde casi la frontera del país al este de la provincia de Gyeongi-do. Aunque si te van las aventuras, simplemente viajar de punta a punta de la línea 1 te lleva 3 horas y 42 minutos, cruzando 75 estaciones.

La expansión de la red a puede verse en dos vídeos publicados en youtube, donde se muestra el mapa de la provincia de Gyeongi-do con Seúl en el centro.

¿Cuál es la estación de metro con más tránsitos de pasajeros? Pues gana de calle la estación que cierta canción hizo famosa, por encima incluso de la estación central de trenes de la ciudad. Tomando los datos de septiembre de 2013 (en coreano) tenemos:

  • 1. Gangnam (Línea 2): 5,587,855
  • 2. Sillim (Línea 2): 4,044,493
  • 3. Jamsil (Línea 2): 4,037,916
  • 4. Seoul Station (Línea 1): 3,904,774
  • 5. Hongik Univ (Línea 2): 3,814,410
  • 6. Sindorim (Línea 1+2): 3,694,700
  • 7. Express bus terminal (Línea 3): 3,453,372
  • 8. Guro Digital Complex (Línea 2): 3,450,750
  • 9. Yeongdeungpo (Línea 1): 3,158,505
  • 10. Samseong (Línea 2): 3,158,505

Echando de menos de Corea

Vuelvo al Mediterráneo por navidad y echo de menos Corea. Por supuesto, echo de menos mi gente de Asia, pero también pequeños detalles que necesitan de un contraste para darte cuenta que existen.

It's me!Empezaré por las cafeterías. El precio de un café en Corea es de los más altos del mundo. Pero a cambio puedes estar toda la tarde tranquilamente sentado estudiando o trabajando, y nadie te dirá nada. En España, pasada 1 hora el camarero ya te pregunta “¿algo más?”, creando una situación violenta (consume o vete). Y si al llegar abres tu portátil y pides la WiFi, la situación se tensa más. Según mi percepción, el tiempo de tranquilidad suele ser de 45 minutos en España, mientras que podría ser 2 horas en Corea.

La experiencia de ir al supermercado es algo que todo viajero debe hacer cuando va al extranjero. En Corea puedes ver enormes tubérculos y secciones enteras con encurtidos, lamyon (ramen) y derivados de la soja. Pero lo que echo de menos es el etiquetado: en Corea todo producto lleva las calorías indicadas claramente. Eso hace que rápidamente puedas ver si lo que estás comprando son bombas de azucar o comida sana.

Friday nightNo echo de menos pasear por las calles de Seúl, pues es toda una aventura. Cruzas el paso de cebra y un taxista se salta el semáforo casi rozándote. Vas por una calle con acera y una moto con remolque aparece de la nada obligándote a saltar a un lado. La educación vial ausente contrasta con la educación tradicional. El rápido desarrollo tras la postguerra marcó una sociedad con la necesidad de rapidez, ignorando toda respeto al volante. Si paseas un buen rato acabas de los nervios. Contraste total con Barcelona, donde las señales se respetan y sabes que no te espera una sorpresa a cada esquina. El único punto malo de las calles de Barcelona es el omnipresente olor a excrementos de perro y el tabaco.

Sorprendentemente echo de menos la comida japonesa. Al respecto a la coreana, tengo un restaurante coreano fabuloso cerca de casa, que suple mi esporádica necesidad de kimchi. Pero Seúl está plagado de japoneses, que se acercan en sabor a los de Japón. En España se asocia la comida japonesa al sushi, y encontrar un japonés auténtico, con su ramen (¡sin maiz!) o su donburi (con cebolla caramelizada), es difícil.

Echo de menos la gente honrada, por ejemplo los caseros que te devuelven la fianza completa al momento de devolverle las llaves de la casa. Echo de menos la vitalidad de la ciudad, donde todo está abierto a todas horas. Pero no echo de menos el aire contaminado. Ni tampoco las horribles websites coreanas.

Finalmente, echo de menos el baduk. Poder ver partidas en directo. Físicamente en el mismo lugar, o desde casa por televisión. La diferencia horaria con Europa hace que todos los grandes encuentros sean de madrugada. Al despertar ya todo se ha acabado.

La isla de los iluminados

Water noiseEl parque de Seonyudo es uno de los mejores secretos de Seúl. Situado en una isla en medio del río Hangang, es un lugar accesible sólo con autobús o desde un puente peatonal. Esto hace que sea un parque sin aglomeraciones y sin turistas.

Fue un familiar de visita quien se empeñó en ir a esa zona verde. Yo fui caminando la primera vez. Más tarde descubrí que se puede ir en autobús (760, 603, 5714 y 7612) ya que hay una parada allí, en medio de un puente; por ejemplo, se puede tomar uno de esos autobuses en la parada de Hapjeong de la línea 2. O también se puede ir andando, desde la salida 2 de la parada Seonyudo de la línea 9: tras 500 metros se llega al puente peatonal. Una opción muy práctica es llegar en autobús, recorrer la isla y salir por el puente rumbo al metro.

Seonyudo (仙遊島, “la isla donde caminan los iluminados”) fue el primer eco-parque que se abrió en Seúl. Anteriormente había una depuradora de agua, así que al remodelarlo mantuvieron los depósitos, balsas y canales. La abundancia de agua corriendo a varios niveles da una sensación muy relajante, recordando a los jardines árabes.

Un lugar alternativo que no debes perderte si vives en Seúl o estás de visita.

Algunas fotos: