Tag Archives: coreanos

Seúl también tiene felicidad

Me gustan los vídeos donde sale Seúl, de la misma forma que me gustan los de Barcelona (donde viví 7 años). Ver los lugares por los que he caminado y ver a sus gentes. Antes he publicado algún otro vídeo de Seúl, más bien triste. Así que ya tocaba poner uno lleno de energía.

Lo que me gusta de este vídeo no es la canción en si, sino como te abren el plano en cada escena y te permiten intentar adivinar donde está grabado. Algunas calles, aun estando cerca de mi casa, me ha costado cazarlas. Hay muchos planos en el cruce pacificado de Sinchon, junto al U-plex. Hay planos en Hongdae, y también junto a la estación de tren (que no de metro) de Sinchon. Además de los clásicos: Gwanghwamun, la caracola del arroyo Cheonggyecheon, la montaña Inwangsan, el río Han, el metro cruzando el río, el templo budista de Jogyesa, etc…

Te reto a que descubras dónde está cada plano filmado. Reto solo apto para gente que vive en Seúl.

El orgullo gay en Seúl

Parade headHace unas semanas descubrí que el desfile del “Orgullo Gay” de Seúl iba a ser en mi barrio. Fue toda una sorpresa, porque Corea es un país muy tradicional, y si bien no hay ninguna ley prohibiendo la homosexualidad, hay una gran parte de la población que es reticente. Todo un contraste con España, el país con más aceptación del mundo. Aunque a mí me encanten las mujeres, tengo muchos amigos homosexuales y buen conocimiento del tema, así no podía desaprovechar la ocasión de ver que se haría en Seúl.

Y ahí empieza el problema: el ayuntamiento no daba permiso. Cada año el gobierno local se inventa una excusa para que el desfile no tenga lugar. Este año era “aun estamos guardando luto por nuestros muertos”, los muertos del ferry Sewol que se hundió 2 meses atrás. Pero los organizadores decidieron hacer el resto de actividades en la calle peatonal de mi barrio. Una calle, por cierto, que se ha “pacificado” desde que solo permiten el paso de autobuses, y solo en días laborables.

A media mañana ya había un gran ambiente (nunca mejor dicho), con un gran escenario central y puestos de todo tipo, desde marcas de ropa a Google, pasando por la embajada de EEUU. La excepción era en los extremos de la calle: en uno el ayuntamiento había instalado un escenario para hace un concierto por el Sewol, y en la otra punta unos pastores cristianos rezaban con movimientos casi espasmódicos, gritando que volvería Jesucristo e historias similares, dando más bien pena.

PeoplePor la tarde se hizo un simulacro de desfile: en una calle lateral los camiones activaron sus equipos de sonido, y la gente se puso a bailar. Mucho iban avanzando por la calle pensando que se hacía desfile, pero al ver que no había desplazamiento acababan bailando de camión a camión. La fiesta duró varias horas, hasta que la policía apareció, pidió repetidamente apagar los equipos de música y dispersarse.

Detalle: en Corea se usa a los jóvenes que están haciendo el servicio militar como refuerzos policiales. Así que ante cualquier manifestación, el centro de Seúl se llena de auténticos batallones de estos jóvenes, simplemente con un chaleco y algunos con escudos. Verlos sin saber esto da una sensación de estado policial total.

Lots of policeMientras cenaba en casa pude saber que algunos manifestantes habían sido rodeados por la policía. Así que me acerqué a verlo. Es un contraste total con las manifestaciones de España. Allá habían un grupo rodeado de 3 capas de “falsos” policías. Podías acercarte sin problemas a echar un vistazo (en España hubiera recibido un porrazo). Los amigos de los rodeados estaban en las inmediaciones, mirando y esperando (en España ya he hubieran lanzado botellas). Llegó un camión de arrestos, y la gente lloraba pero no movían un dedo. Finalmente llegó la policía auténtica, e hicieron el cambio, quedando un anillo de policías, ¡que miraban hacia dentro! Los batallones de los jóvenes se marchaban rápido, y yo hice una prueba (llamadme loco), interponiéndome sutilmente en su camino, pero todos evitaron el más mínimo roce conmigo.

La sorpresa de la noche vino unos minutos después, cuando me di cuenta que en la calle principal habían decidido empezar el desfile. No sé si sería una iniciativa unilateral, pero de pronto la gente estalló de euforia y todo el mundo se unía. Tomando un carril de una de las avenidas, dimos la vuelta al barrio a paso ligero mientras los vecinos y los conductores cercanos daban muestras de entusiasmo. Al final, algunos policías viendo que el desfile estaba en marcha, ayudaron a redirigir el tráfico. Así que fue un final de liberación, un gran final.

Queer parade in Sinchon, Seoul from Julio Martinez on Vimeo.

Exhausto Seúl

Llevo casi 2 años y medio viviendo en Seúl. Una ciudad se puede retratar de muchas formas, pero lo que da alma al lugar son las gentes que lo habitan. Por eso, de entre todos los documentales que he visto sobre Seúl, me quedaría con “Bitter, Sweet, Seoul”.

En 2013 se recopilaron 11852 vídeos, de entre 2821 personas, reflejando detalles de Seúl. El ayuntamiento reclutó al famoso director Park Chan-wook (“Old Boy”) y su amigo Park Chan-kyong para la titánica labor de montaje.

El nombre inglés es “Bitter, Sweet, Seoul”, pero en coreano transmite más. El título original, “고진감래 (gojingamnae)”, es en realidad un refrán coreano con etimología antigua (苦agrio, 盡exhausto, 甘dulce, 來volver) que podría traducirse al español como “el que algo quiere algo le cuesta” o “a quien madruga Dios ayuda”. Trabajar incluso después de cansado.

Las gentes de Seúl tienen que trabajar duro, vivir duramente. “열심히 (yolsimhi)” es en coreano “con toda el alma”, un adverbio que aprendí nada más llegar. Es lo mismo que responde el vendedor de máscaras (minuto 7), tan ocupado en su trabajo que ni sabe responder si es feliz. Simplemente vive con todo el esfuerzo. Y a veces, como en el minuto 48, llega el dulce.

Imagino que no es un documental para todo el mundo, y quizás solo los que conocemos Corea podemos entender muchas sutilezas, reconocer los lugares, empatizar con la gente. Aunque como toda película, hay momentos malos. Por otro lado, para la gente que solo visita Seúl por unos días o semanas, quizás el video “Do you know South Korea?” sea más apropiado… pero se pierden la esencia: como vive la gente realmente. 열심히.

Abueletes coreanos en Barcelona

abuelos en BarcelonaEsta semana empezaron a emitir “abuelos mejor que flores (꽃보다 할배)(*), un programa del canal TnV tvN coreano que narra las vivencias de varios ancianos famosos coreanos de viaje por España. De momento han hecho el capítulo 1, la preparación del viaje y la llegada a Barcelona.

Aparte del típico estilo de reality show con textos sobreimpresos continuamente, es curioso ver Barcelona desde otros ojos. Especialmente desde ojos de viejos coreanos. El más viejo del grupo es el jefe (pura sociedad coreana), que se estudia mapas y pregunta siempre por direcciones: es el único que habla inglés, para colmo.

abuelo viejoLas sorpresas son continuas. Uno de ellos carga con varias botellas de soju (alcohol coreano) pero sorprendentemente le dejan pasar en la conexión en el aeropuerto de París. Llegan por la noche al Prat, y en lugar de tomar un taxi hasta el hostal, deciden ir en Aerobus hasta Plaça Catalunya. Medio perdidos aprovechan para cenar tapas en Passeig de Gracia (por un riñón, imagino). El jefe se para a preguntar por la calle Consell de Cent, y olvida su maleta, que milagrosamente no se la roban. Vuelve a preguntar a unas chicas en la calle, y como un viejo verde continua una conversación vacía. Y caminando a media noche hasta el hostal.

abuelos en can BarçaEn Corea descubrí la gran pasión que tienen los coreanos por Barcelona, a pesar de no haber vuelo directo. “La ciudad de Gaudí” es casi tan onírica como “el romanticismo de París”. La ven como la ciudad perfecta “española”, a pesar que muchos conocen detalles sobre el hecho catalán.

Curiosamente, los coreanos no suelen ir de hotel, sino que se alojan en hostales coreanos, casas particulares de coreanos que habilitan habitaciones para alquiler. Es un estilo de hospedaje que en Corea se ha mantenido con el paso del tiempo (de hecho el coreano tiene una palabra específica, 민박). Los precios en Barcelona son equivalentes a hoteles, pero ofrecen desayuno coreano (arroz y encurtidos varios) y guía en coreano.

¡Espero con ganas el siguiente capítulo del programa! Es emocionante ver Barcelona así.

(*) La expresión del coreano “mejor que flores” es una manera de ensalzar personas, una forma de hablar de difícil traducción al español.

El asalto en el parque coreano

Another day is goneMe gusta pasear por la noche por el barrio. Seúl es una ciudad muy segura, por lo que es un placer tomar la calle tras el ocaso. Mi barrio es en realidad una colina, como muchos otros barrios de Seúl, y arriba tiene un pequeño parque.

En todos los parques de Corea hay aparatos de hacer gimnasia, básicamente porque en Corea no hay vandalismo, pero si una gran afición por la gimnasia. Especialmente hordas de ajjeossis (아저씨, abuelos coreanos) y ajummas (아줌마, marujas coreanas) que aprovechan estos aparatos. Eso si, los que menos energía necesitan para ser usados. Yo, a veces, también me apunto al vértigo de usarlos; especialmente a uno que no requiere energía ninguna, pues simplemente sirve para estirarte boca abajo… concretamente el de la foto.

Stretching machineUn día una abuela coreana se acercó a hablar conmigo. Si un coreano te habla espontáneamente es básicamente para intentar practicar inglés contigo, pues creen que todos los extranjeros somos de Estados Unidos y/o nuestro inglés es nativo. La mejor forma de evitarlos es contestar en coreano repetidamente… excepto si son del “segundo tipo“. Esta mujer lo era.

Me hizo el interrogatorio estándar de edad, estado civil, trabajo o estudio, y país de origen. Nada nuevo. Los coreanos preguntan muchos detalles de tu vida, al momento de conocerte, porque en coreano es necesario saberlo para hablarte con formas de más o menos respeto. Poco después me empieza a explicar su vida, sin yo haberle preguntado nada. Todo aburrido hasta que dice “y aquella es la iglesia donde doy misa los domingos“.

Alarmas sonando a todo volumen. No, no es Corea del Norte atacando. Es una religiosa tratando de arrastrarte a su religión. En Corea, el 47% no tiene religión. Aparte hay un 23% de budistas, 18% de protestantes y 11% de cristianos. Es decir, hay pocos religiosos, pero hacen muchísimo ruido, tratando de atraer a la gente sin religión a su iglesia. Acabas harto de ellos.

En resumen, si un coreano intenta hablar contigo, quiere practicar su inglés o venderte su religión. Sin más. Aunque por redondear el análisis, también habría que mencionar un tercer tipo, mucho menos habitual: en una chica joven, más bien fea pero vestida provocativamente, que habita bares y discotecas, y tiene curiosidad por los extranjeros.