Tag Archives: Cheonggyecheon

Seúl en 3 horas

Es muy habitual venir a Corea de turismo y estar más de una semana. De hecho, varios blogueros coreanos han publicado ya sus recomendaciones: Paella de Kimchi con un completo viaje de 10 días y Eurowon con un viaje de 8 días. Personalmente, esas sugerencias me parecen perfectas, y solo eliminaría el ir a Myeong-dong.

Sin embargo, a veces visitas extremadamente cortas también pueden darse. El caso: un amigo llega a Seúl, no por turismo, y solo tiene una noche y la siguiente mañana libre, antes de tomar el avión de regreso. Para colmo de apuros, su hotel estaba en el mismo aeropuerto, a una hora en tren de la ciudad. ¿Qué puede ver de Seúl?

Noche: Cena en Hongdae
Frying dakkalbiLlegar desde el aeropuerto de Incheon a Hongik University es un paseo de 45 minutos en el tren AREX. Una vez allí, nada como dar una caminata por el paseo de Hongdae, viendo la mezcla de bares, tiendas y ambiente nocturno. Para cenar, dakgalbi, un plato de pollo macerado en chile coreano. Otra opción hubiera sido el clásico samgyeopsal (panceta a la barbacoa). Todo acompañado de soju o makgeolli. Luego una cerveza en el típico bar donde te sirven platos de fruta como “anju” (aperitivos para acompañar el alcohol). Otra opción era ir a un norebang (karaoke coreano).

Mañana: paseo en Jongno (el casco antiguo de Seúl)
Yi Sun-shinSe puede comenzar visitando el palacio de Gyeong-hui-gung, que es el más pequeño de los 5 palacios de la dinastía Joseon, pero representativo. Y el que más me gusta, junto al Chang-gyeong-gung.

De ahí en 4 minutos se llega a la plaza de Gwang-hwa-mun. La estatua del almirante Lee Sunshin destaca en su centro. Un poco más atrás, la del rey Sejong el Grande, el promotor de la escritura coreana. Finalmente se puede ver la panorámica de la puerta del palacio Gyeongbokgung (que no podremos visitar), la casa de tejas azules (residencia de la presidenta de Corea) y la montaña de Bukhansan.

Luego nos acercamos al arroyo Cheong-gye-cheon, caminando por el mismo un par de calles, hasta divisar la torre Jongno. Echamos un vistazo al campanario de Bosingak. Detrás hay varias calles con restaurantes.

Jjim-dalk (찜닭)Comemos Jjim-dalk, un plato sabrosísimo y no picante, que consiste en pollo y verduras marinadas, en una especie de estofado. Otra opción hubiera sido probar Galbi-jjim. Sugiero estos platos, en lugar del habitual bibimbap o el bulgogi, porque son imposibles de encontrar fuera de Corea.

Finalmente nos acercamos a la calle principal de Insadong, donde comprar algunos regalos. De ahí una visita al cercano templo budista de Jogyesa.

El tiempo se ha acabado. Poco más de 3 horas en Seúl, a ritmo tranquilo pero sin pausas. Tomamos el metro en Jonggak Station, de ahí a Seoul Station, y tren AREX al aeropuerto. ¡Buen viaje!

El arroyo secreto

SeongbukcheonUna de los lugares más visitados en Seúl es el arroyo Cheong-gye-cheon (청계천), literalmente “el arroyo de montaña limpio”. Etimología curiosa, porque hace 10 años pasaba por allí una autopista y el riachuelo estaba lleno de suciedad. Pero el alcalde de Seúl hizo una apuesta por la zona y lo renovó en toda su longitud (unos 8 Km), de modo que pasó a ser uno de los lugares favoritos de los seuleses.

Por supuesto, en innumerables veces he paseado por el Cheonggyecheon. El paseo te desconecta de la ciudad, aunque a veces hay demasiada gente: parejas con andares románticos, monjas haciendo footing (según dice Felipe) y muchos turistas.

Un momento… yo no quería hablar del Cheonggyecheon. Yo quería hablar del Seong-buk-cheon, ¡el arroyo secreto! Buscad, buscad, que no sale en ninguna guía…

Stream's mapEl Seongbukcheon, literalmente “arroyo del pueblo del norte”, nace en Bukhansan. Pero el paseo transitable empieza en la parada de Hansung Univ. (línea 4, en la parte este del centro de Seúl) y desemboca 4.5 Km después en el Cheonggyecheon.

Lo reformaron casi al tiempo que el otro, pero la gracia es que solo está transitado por gente del barrio, así que es mucho más tranquilo. Ideal si quieres pasear. O hacer ejercicio, pues el suelo está pavimentado con goma y debajo de cada puente hay aparatos de gimnasia (muy típico de Corea). Además, si quieres comer auténtica comida coreana, también es una gran opción: a los lados del arroyo hay innumerables restaurantes pequeños, típicos coreanos, con pinta de baratos y buenos (eso si, no esperes ver carta en inglés).

Bridge with clockLo descubrí casi por casualidad. Estaba paseando con un amigo por Naksan, junto la muralla este de la ciudad, y quise ver que era esa línea azul que aparecía en el mapa. En los mapas aparecen a tramos entrecortados pero el paseo del arroyo es continuo hasta su final. También, via mapas, descubrí otro riachuelo que pasa por Jegi-dong y también desemboca en el Cheonggyecheon… pero el Seongbukcheon es mucho más interesante.

¿Cuándo vamos?