Tag Archives: sorpresa

El misterio de los agujeros en los palacios

agujerosMe gusta tener visitas y hacer de guía en los palacios de Seúl. Llevo a mis amigos, y les voy explicando todos los detalles que fui descubriendo por mi mismo.

Últimamente, cosa que no me gusta, en varios palacios han puesto guías “obligatorios”, que no te permiten separarte del grupo, de una ruta marcada, y te acaban contando lo que ya viene en el folleto explicativo que puedes tomar a la entrada. Se pierde mucho la capacidad de exploración propia, de fomento de la curiosidad.

Uno de los detalles que me gusta explicar son los agujeros en el suelo, cerca de las paredes de muchos pabellones. Como se ve en la foto, hay pequeños agujeros formando casi una línea perfecta. Paralelos a las paredes, con forma casi redonda, algunos con gravilla dentro… ¿qué son?

Algunos me dicen que son decorativos, o quizás tenían una función litúrgica. Otros, más prácticos, indican que podrían ser marcas de la construcción del pabellón. La solución es más natural y sencilla. Un bello ejemplo de acción del tiempo, cayendo desde las puntas del tejado.

Las 3 cosas más sorprendentes en Corea

La puertecita del metro
puertecitaLos tornos de acceso al metro de Seúl se bloquean si intentas entrar sin pagar. Algo normal en cualquier suburbano del mundo. Sin embargo, a un lado tienes una pequeña puerta, tocas el botón, suena una música y se abre. Sin pagar. Se supone que está pensada por si tienes algún problema, para poder entrar y salir libremente. Cosas como perder la cartera, tener una tarjeta de transporte defectuosa o ir con una prisa extrema (como podría deducirse de la imagen). La música está para alertar al resto de usuarios que está entrando alguien, pero es tan habitual que la ignoran. Algo así en España significaría una cola enorme para entrar sin pagar. Pero aquí, como el metro realmente es un servicio público, y los coreanos tienen un sentido colectivo desarrollado, la puertecita funciona.

Los recicladores responsables
El reciclaje en Seúl es muy variado: básicamente porque cada distrito tiene sus propias reglas. Algunos obligan a separar hasta 4 distintos tipos de plásticos, mientras otros con separar el plástico del orgánico ya están satisfechos. Eso queda en contraposición a que muchos coreanos acaban tirando todo a la basura genérica, a pesar de tener cubos bien diferenciados en la salida de cada edificio. Por otro lado, ancianos con poca pensión suelen dedicarse a recoger basura reciclable: cartones, latas, etc. Pasan por cada edificio, y con un cutter en la mano abren la bolsa de basura, sacan lo que encuentran de “valor” y vuelven a cerrar la bolsa, precintándola con cinta adhesiva. Lo dejan todo ordenado, así que ningún vecino se queja. La educación por encima de la subsistencia, porque no sé cuanta pérdida será el gasto de cinta adhesiva.

El portátil seguro en cafeterías
portatil en cafeteríaLas cafeterías en Corea son caras (entre 2€ y 5€ la taza). Pero porque pagas el espacio, no el café. Así que puedes estar toda la tarde en una cafetería sin necesidad de pedir una segunda taza. Esto las convierte en el lugar de estudio favorito de muchos universitarios. Con WiFi siempre gratis, también incluida en el precio de la taza, despliegas en la mesa portátil y teléfono. ¿Hay que ir al baño, o a la calle a hacer una llamada? No es problema, dejas tu electrónica en la mesa y te vas. Nadie te va a robar. Hay casos extremos, de gente que desaparece hasta 1 hora, dejando de todo en la mesa. Confía en que el resto de la gente hará de vigilantes, al estar en una sociedad colectivista.

De estas 3 cosas sorprendentes, la que más habitúo es la tercera. Aunque no soy tan atrevido (o ingenuo) como algunos coreanos, y si estoy solo y no estoy en una cafetería de dueños conocidos, prefiero esperar y pasar por el baño justo antes de salir. ¡Costumbres de occidente!