Tag Archives: casa

Ondol: el suelo caliente

Ondol (underfloor heating)El ondol (온돌, “piedra caliente”) es la calefacción típica de las casas coreanas, consistente en calentar el suelo. Con un invierno realmente duro, los coreanos necesitan una buena calefacción durante varios meses. Y de entre las diversas formas de calentarse, desde el siglo IV el suelo radiante ha sido la mejor opción.

Si visitas cualquier edificio antiguo en Corea, ya sea palacio, templo o casa, se ve que la planta del edificio queda por encima del nivel del suelo. Suele haber un acceso a la base, donde se colocaba un fuego, y en la parte opuesta unas chimeneas, para aspirar el aire caliente del fuego. Con esto se calentaba todo el suelo de la casa. Tenía el inconveniente de que se escapaba humo entre las rendijas de suelo, pero si fuera hace -10ºC y dentro 20ºC, seguro que no les importaba un poco de olor.

Underfloor heating!Hoy en día se utilizan tubos de plástico con agua caliente para calentar el suelo. Un calentador de agua y una bomba hacen el trabajo. No hay casa en Corea que no tenga calefacción de suelo. La sensación es muy agradable, porque calienta uniformemente la habitación. El único inconveniente es que cada unos pocos años hay que reparar las posibles fugas o roturas de los tubos; por eso en Corea se suele utiliza suelo de vinilo o de parquet, para poder acceder fácilmente.

Lo más sorprendente del suelo radiante es que no se use en España o en otros países. Cada vez que estoy en España recuerdo con nostalgia el placer del suelo caliente. A nivel técnico es fácil de instalar. Además, se usa menos energía para calentar la casa, ya que el agua suele estar a 40ºC, mientras que en los típicos radiadores el agua debe ser calentada a 80ºC o más. Y la sensación es la más natural, si la comparamos con otros métodos de calefacción, como los radiadores, fuegos o estufas varias. La calefacción de suelo radiante “no se nota”, simplemente no hay frío.

En España hubo épocas con este tipo de calefacción, como fue el hipocausto romano o el de algunas termas árabes. Pero por alguna razón hoy en día no se usa. Probablemente por la tendencia a usar baldosas de piedra o cerámica para el suelo, que necesitan cemento para su correcto asentamiento, y por tanto es difícil de levantar. Eso, junto con un invierno suave, nos deja sin este sistema de calefacción. Si algún día fuera propietario, dios no lo quiera, lo primero será… ¡el ondol!

Números coreanos y curiosidades

Los números en coreano son todos palabras de una sola sílaba. Concretamente:
0. gong/yeong(공/영), 1. il(일), 2. i(이), 3. sam(삼), 4. sa(사),
5. o(오), 6. yuk(육), 7. chil(칠), 8. pal(팔), 9. gu(구)

Ya había leído hace tiempo que tener nombres cortos hace que sean mejores en matemáticas; o, al menos, recordando números. El otro día un amigo coreano me hizo precisamente ese test: tratar de recordar un número de 8 cifras de un vistazo. Fallé. En parte porque, como la mayoría de gente, los números los recuerdo como sonidos y no como imágenes; además los intenté recitar en inglés (hablo con este amigo en inglés); y finalmente porque me mostró el número sin decir explícitamente que lo recordara. Luego me contó que en televisión preguntaban a gente en la calle y verificaban que los occidentales no recordaban números de teléfono fácilmente.

Y hablando de números de teléfono, ¿sabías que?…

En Corea se muestra el número de teléfono en el parabrisas.
teléfonos en parabrisasEn la mayoría de coches se puede ver el teléfono del propietario incluyendo su nombre. Algo que puede parecer sin sentido en Europa, mostrar algo privado públicamente, es normal en Corea. Básicamente como “servicio público”, esto es, si el coche por alguna razón está molestando, es muy fácil contactar con el propietario para pedir que lo mueva.

Hay que contar con la premisa de: aparcar en Seúl es muy difícil. Más que en otras ciudades, porque normalmente las calles no tienen espacio habilitado para aparcar. Seúl es en realidad un montón de barrios con calles estrechas sin acera, separados por enormes avenidas. Así que, o aparcas en un aparcamiento privado, o en algún hueco, donde probablemente acabes molestando.

Recuerdo un caso de una amiga que aparcó al lado de la entrada de una escuela; a mitad de comida la llamaron porque el autobús escolar no podía entrar, así que dejó la sopa y fue a mover el coche.

Por supuesto, como se ve en las imágenes, cada uno muestra su teléfono con el estilo y diseño que quiere. El clásico es una pequeña placa con los números (se puede comprar en todos lados). Otro muy popular es usar un cojín bordado, supongo por dar sensación de comodidad o seguridad dentro del coche. El cojín parece típico de mujeres, y de hecho en la 2ª imagen parece que el marido usa la placa y la mujer el cojín. Finalmente está el del trabajador de la construcción: el trozo de papel.

Este último caso tiene un detalle para hablar en otro post. Los coreanos usan los números arábigos pero los escriben de una manera muy rara. Muchas veces son difíciles de entender. ¡Y ellos también tienen dudas cuando ven un papel con números escritos por un occidental! Un ejemplo típico son los avisos postales, indicando que tengo que pasar por correos a por un paquete… y ¿sabías que?…

Los coreanos usan DOS direcciones para las casas.
direccion coreanaDebido a la ocupación japonesa de Corea (1910-1945), en Corea se empezó a utilizar el sistema japonés de dirección postal. En lugar de usar el típico calle + número, los japoneses usan barrio + nº de edificio. Por ejemplo, en lugar de “Calle Colón, 85”, se usa “Barrio Tetuán, 439”. Los japoneses defienden el sistema diciendo que realmente no vivimos en una calle, sino en un edificio de un barrio. Pero es menos práctico.

Por eso el gobierno coreano implantó el sistema occidental de dirección postal, esto es, calle y número. Sin embargo, si bien algunas calles grandes tienen nombres, la mayoría toma el nombre estilo afluentes. Por ejemplo, la 3ª calle (la “D”) que desemboca en la 2ª calle que desemboca en Yonsei-ro” es “Yonsei-ro 2da-gil”. Así que, es igualmente complicado.

dirección coreanaAmbos sistemas de dirección postal funcionan a la vez. Por ejemplo, en las inmobiliarias usan el viejo, en las oficinas de gobierno el nuevo. Al final el pobre cartero tiene que ir marcando equivalencias. En las imágenes, se ve que debajo de la placa con la dirección nueva, el cartero ha escrito la vieja. Si uno mira con cuidado, absolutamente todas las casas tienen en algún lado escrita la dirección vieja. Y si la casa es vieja, se ve la pegatina que repartió el gobierno con “y mi nueva dirección es __” para pegarlas junto a la vieja placa.

En resumen, ser cartero en Corea debe ser un caos. Pero siempre llega, como he podido comprobar en numerosas ocasiones.