La maldita luna

luna en el guerrero– ¡Lorenzo! Que bueno verte. ¿Qué tal estás?
– Pues justo hoy estoy fatal. Esta noche la luz de la luna llena se ha colado por la ventana y me ha desvelado.
– Vaya, parece que eres muy sensible.
– Para nada. Aunque la verdad es que no entiendo como a la gente le atrae la luna. Es un astro inútil, que solo que molesta. Deberían hacerla saltar por los aires y así viviríamos mejor.

– Hombre, pero ¿qué dices? Si que te ha molestado. De todas formas, es cierto que nos influencia. Mira por ejemplo que nuestros meses eran, en origen, ciclos lunares.
– ¿Ves? ¡Menuda locura! Tienes que aprenderte los nombres de los meses, y luego cualquier fecha es difícil de memorizar. ¿Cuándo es tu cumpleaños? ¿24 de marzo? ¿Y no sería más fácil decir que es el día 84 del año? En lugar de memorizar dos cosas, solo haría falta una.

– ¡No recordaba lo loco que estás! Bueno, ¿y que pasaría los años bisiestos? ¿Sumo uno?
Si hacen explotar la luna, igual la Tierra va un poco más deprisa y ya no hace falta meter el 29 de febrero cada 4 años. Es más, ¿no ves la carga que es la Luna? Siempre frenando la Tierra. Que gasto inútil de energía.
– ¿Qué gasto y qué gasto? Pero si la gravedad no nos roba nada…
– Claro que si. Además, la maldita luna siempre nos lía. Por ejemplo: la semana santa cae siempre en la 1ª luna llena de primavera. Cada año diferente, y siempre cae fatal. ¿No sería mejor tener la semana santa fija?

– Relájate Lorenzo. Mejor dejamos el tema. Cuéntame de tu vida. ¿Sabes que yo me fui a San Sebastián de vacaciones?
– ¿Y la playa qué tal? Ah, seguro que verías la locura de las mareas, ¿no? Otra imposición despótica de la luna.

– Por favor, basta ya, que pesado, cuanto odio. Cambiemos de tema. Dime, ¿dónde te fuiste de vacaciones con tu novia? ¿Se llamaba Catalina?
– No me hables de Catalina, por favor, hemos cortado.