Monthly Archives: October 2005

La luz del sur

Cada vez que hago el viaje Barcelona-Alicante trato de dormir un poco en el avión, para no notar que me muevo sobre el globo. Pero cuando salgo del aeropuerto, me invade la luz. Es increíble, son sólo 3 grados de latitud, pero el sol de Alicante brilla con una intensidad totalmente eclipsante. El aire huele distinto. Y el ruido de la ciudad desaparece… mis oídos tratan de escudriñar el ambiente, buscando el sonido del tráfico, las ambulancias, pero sólo oigo el ruido de fondo de mis propios oídos percibiéndose a si mismos. Todo cambia, nada cambia, los detalles lo hacen todo.

Voy a por mis gafas de sol. Lástima que no tenga ningún instrumento que tocar aquí, para saciar mis oídos. Sólo huelo a comida, a lo lejos. La torta de aceite ya no sabe como sabía, pero es mejor que la coca de llardons. El tacto del teclado siempre es el mismo.

ArtFutura: Computadoras con aire comprimido

NOTICE: Find more in my tech blog: liopic.me.

Una criatura de TheoDurante toda una tarde estuve en el ArtFutura, un evento lleno de audiovisuales y conferencias, principalmente sobre animación 3d, pero afortunadamente también sobre muchas más cosas. Una de ellas fue la conferencia de Theo Jansen, el holandés creador de “animales” que pasean por las playas sólo con ayuda del viento. Bestias hechas simplemente con tubos de plástico amarillos (de los eléctricos).

He de confesar que era un tanto escéptico en los métodos de este hombre, porque el día antes había visto uno de sus monstruos en acción, en una plaza anexa al edificio del evento, y no me acabó de convencer. Evidentemente, porque [aun] no había entendido nada. Asistí a la charla en la que explicó sus métodos, y rapidamente mi apreciación fue cambiando. Ahora lo consideraría un “retro-visionario”.

Primero explicó sus pruebas con diferentes patas, buscando por ordenador las proporciones ideales para que el cuerpo del animal balanceara lo mínimo. Después mostró la forma de hacer “viento potencial”: utilizando hinchadores (estilo de los de las bicicletas), enganchados a velas que se movían con el viento, insuflaba aire en botellas de plastico (de las de 2 litros de Fanta), de modo que almacenaba aire a presión (la fuente de energía del animal). Esa energía luego iba a pistones (músculos) y a válvulas (nervios). Lo más interesante fue cuando enseñó esos “nervios”, mostrando que en realidad había creado ¡puertas lógicas!, la base de la electrónica actual, la base de los ordenadores, pero en versión pneumática. Así, combinando puertas lógicas, podía programar sus animales para hacer tareas varias, como dar la vuelta cuando encontraran agua. ¡Computadoras a base de aire comprimido!

Obviamente el uso de aire comprimido en lugar de electricidad hace más lentas las respuestas de sus puertas lógicas, o sea, un ordenador que utilizara aire comprimido sería muchísimo más lento que uno de electricidad (que son justamente los que utilizamos). Esto me hace pensar en el siguiente paso de la tecnología actual… la computación óptica. Ultimamente la computación electrónica ya no aumenta mucho más su rendimiento (hace varios años que los procesadores van a 2,3 o 4 Ghz, sin que se vea un aumento rápido). La computación óptica se basa en el uso de puertas lógicas que controlan rayos de luz, y como es de imaginar, es tremendamente más rápida que la electrónica. Sin embargo los fabricantes no se atreven a dar el paso. Así que, en el fondo, es como si nuestros ordenadores sean equivalentes a aquellos animales artificiales que pasean por las playas holandesas.

Te quiero hasta los huesos

Anillo de hueso¿Qué regalarle a tu amada? Un anillo que al mirarlo le haga recordarte… ¿y por qué no un anillo que “seas tú”?

Ha nacido una nueva disciplina: la biojoyería.

La idea es tan sencilla como probablemente grotesca: consiste en utilizar células de tu propio cuerpo para crear joyas. De momento ya venden este peculiar anillo de hueso. Se consigue haciendo una pequeña operación para extraer células óseas del maxilar, para colocarlas sobre una cerámica bioactiva, donde recibirán los nutrientes necesarios para su reproducción durante 6 semanas… et voilà! un anillo de tus propios huesos.

La noticia (en inglés)

8 pisos (humanos) de altura

CastellersVer un encuentro de castellers es una experiencia que todo humano debería disfrutar alguna vez. Es imposible no emocionarse, al ver como personas normales suben unas encima de otras hasta alcanzar alturas sorprendentes. Hoy he estado en uno de estos espectáculos, y he vuelto a ver esa tensión, el vibrar, ese momento cuando la “enxaneta” cruza el cielo.

Una de las collas ha intentado coronar las 8 alturas, y tras un intento, lo ha logrado. Aquellas columnas humanas vibraban de la tensión, pero con enorme concentración y fuerza han conseguido que una mano se levantara más allá del zenit. El público ha estallado en aplausos… 8 pisos… imagina subiendo por ellos: subo encima de una persona, luego de otra, y otra más, y otra, y otra… Mira a los dedos de tus manos, y coloca 8 en vertical. Increible. Al descargar el castillo la tensión estaba al límite, y lo han conseguido entre gritos de júbilo. Imposible no emocionarse.

Sin artilugios técnicos, sólo con técnicas tradicionales y concentración. Un ejemplo brillante de trabajo en grupo. Sin duda, si la humanidad quiere prosperar, debería hacer una mirada detenida a estas demostraciones de como realmente “la unión hace la fuerza”, mucho más allá de lo imaginable. Afortunadamente, los seres humanos disponemos de una herramienta maravillosa para crear comunidades: ¡internet!… ahora sólo hay que esperar que la gente utilice ese potencial realmente, y ni imagino la altura a la que podrán llegar.

Una ciudad cada 2 años

Cada vez que voy a ver una película a los cines Verdi, proyectan antes de empezar un spot informando que ese cine forma parte un consorcio para el fomento del cine europeo. Aparecen rapidamente flashes con los nombres de muchas ciudades europeas, y por supuesto, Barcelona (y te da la sensación de que formas parte de algo grande). Europa… no estaría mal vivir en una ciudad europea diferente, de las que salen en ese anuncio, durante dos años. Un año para descubrir la ciudad, y el segundo para disfrutarla realmente. ¿Una idea descabellada?

La gripe aviar

GallinaTras soñar con miles de hormigas tratando de descuartizarme, me levanto y veo en las noticias la amenaza real de pandemia por la “gripe aviar“. Investigadores han recuperado la “gripe española” de cuerpos congelados en Alaska, para preparar una posible vacuna que podría servir para cuando la gripe aviar salte de los pollos a las personas (no vale imaginarse la escena del pastor solitario detrás de la gallina). En un mundo masificado como este… ¿cómo poder evitar el contagio de una enfermedad? Vas en el bus, en el metro, y compartes aire sembrado de males. ¿Será el nuevo SARS? Quizás después de la pandemia sólo queden presentadores del tiempo virtuales. Como en el relato de H.G.Wells, las armas más poderosas de destrucción son las más minúsculas, las que no se ven.

Querido Blog:

Ultimamente me planteo tu utilidad. Esto de escribir aquí no sé exactamente si me gusta, si me vale la pena. Mucha gente te ha criticado como impersonal, como si mis textos fueran vacíos al carecer de destinatario claro. Alguien me dijo que me escribiera a mi mismo, como si yo mismo fuera el receptor. Otra opción es personificarte, y escribirte a ti (como ahora estoy haciendo). Pero la verdad, querido blog, es que tampoco le encuentro un sentido claro a esta tecnología. Hay que ser un poco excibicionista para escribir asíduamente: de hecho, muchos blogs que perduran son de gente que le encanta contar lo super-super-guay que se lo han pasado en la última fiesta (incluyendo las fotos viradas a azul). También los hay que simplemente reseñan novedades tecnológicas, y finalmente están los blogs técnicos (quizás los únicos realmente útiles) que recogen apuntes sobre diseño, programación, etc. Tú no encajas en ninguno de estos, lo cual no es malo de por sí, pero aun así, sigo pensando… ¿qué hacemos contigo?