Tag Archives: transporte

No viajando en avión entre Europa y Asia

Steam train in SwanageHoy en día el avión nos facilita los viajes increíblemente. Recuerdo que mi abuelo decía que el tren de Alicante a Barcelona tardaba 33 horas, cuando ahora son 5 horas (y en avión apenas 50 minutos). Hoy en día con 33 horas le das la vuelta al globo en avión. Pero el avión no es el transporte idóneo: contamina enormemente. Además, uno se mete en ese túnel de metal y aparece en otro lado del mundo, sin haber visto ni por donde pasaba.

La primera alternativa al avión que busqué años atrás era el barco. Si bien los cruceros de pasajeros no hacen distancias intercontinentales, los buques mercantes navegan enormes distancias y algunos suelen tener camarotes vacíos para pasajeros. Si uno no tiene prisa, o trabaja remotamente (muchos barcos tienen internet via satélite), es una opción interesante.

CMA CGM Balzac.jpg

Entre Europa y Asia hay bastantes opciones de rutas marinas, pero al tardar muchos días el precio final es caro (pues se paga pensión completa). Hay que entender que el viaje aquí no es el destino, es el trayecto, con todas sus paradas. Por ejemplo, Freighter Travel tiene una ruta que parte de Valencia y llega hasta Busan en Corea; 41 días a 85€/día. También hay otra compañía alemana con ruta desde Hamburgo hasta Busan. La oferta es abundante, pero cara: CMA-CGM, Hanjin, etc.

La otra alternativa es el tren. La línea de tren de pasajeros más larga del mundo es el famoso transiberiano, con casi 10.000 Km cruzando toda Rusia. Aunque quizás a nosotros nos interese más el transmongoliano, de Moscú a Pekín en 5 días.

Seúl-BerlínPor otro lado, a finales del año pasado se abrió la ruta de tren de mercancias más larga, con 13.000 Km entre Yiwu (en la costa de China) y Madrid, en 21 días. En realidad eran varios trenes, pues el ancho de vías cambia en tres puntos de la ruta. Muchos comentaron entonces que pagarían por un viaje de pasajeros así.

Una empresa coreana tomó el testigo y ofrece un Seúl – Pekín – Moscú – Berlín. Aunque el tramo Seúl – Pekín se hace en avión. El precio asusta, 2400€. Aunque son 19 noches y 20 días.

Lo bonito será ver algún día una Corea unificada, con este mapa ferroviario operativo. Un mapa que está en Dorasan, la última estación de tren de Corea del Sur antes de la frontera.

transeurasiaImaginando un tren bala con una velocidad media de 350Km/h, de Barcelona a Seúl tardaría unas 33 horas. Justo lo mismo que tardaba mi abuelo desde Alicante a Barcelona.

¿Quién se apunta?

En Asia ya nos hemos cargado el cielo

74ug/m³Cerca de mi primera casa en Corea había una pantalla/cartel que mostraba la contaminación del aire. Siempre pasaba por delante al ir a clase de coreano, así que poco a poco fui dándome cuenta que el aire en Seúl no es normal.

Me sorprendía ver que rara vez el valor de PM10 bajaba de los 50μg/m3, como marca el estándar de la Unión Europea: “no puede haber más de 7 días al año con media superior a 50μg/m3”. Seúl a mitad de Enero ya se habría saltado esa ley. Pero en Corea, como indica la pantalla, 100μg/m3 es lo normal. Y cada website coreano muestra escalas distintas.

El aire en 2012 no fue muy malo, pero en 2013 y especialmente en 2014 fue horrible.

En primavera suele darse el polvo asiático, un viento del oeste que trae polvo del desierto del Gobi. El problema es que China contamina mucho, así que ese viento también arrastra contaminación. Eso unido a la actividad ultraconsumista de Corea que también genera muchísima contaminación. Este último caso, de hecho, es el que muchos coreanos niegan: si el aire es horrible, la culpa es de China, es del polvo asiático; nada que ver con Corea, tierra verde. Un error de concepto que irán pagando con enfermedades respiratorias.

La mayoría de los habitantes de Seúl no tienen un concepto real de ecología. A pesar de tener un sistema de transporte público increíblemente bueno, prefieren conducir aunque sean cortas distancias y tarden un rato en aparcar: todo por mostrar status social, como marca la sociedad consumista. En los edificios hay contenedores para separar basuras, pero mucha gente lo tira todo al contenedor general. Los carriles bici son inexistentes, excepto junto al río, donde no cubren ninguna ruta importante. Y si les preguntas por ecología, lo más que te indican es algún parque ecológico.

Atención, no digo que en Europa hagamos las cosas bien. Más bien digo que en Corea (y China) la situación es de alerta máxima. El año pasado (2014) además de valores altísimos de PM10 también tuvimos de PM2.5, partículas más pequeñas que entran directamente en sangre. La sensación de aire quemado, escozor de ojos y falta de aliento fue una experiencia que no quiero repetir. Hace unos días, aun en invierno, ya llegó una tormenta de arena que dejó valores por encima de 900. Miedo da.

Nice weatherLo más triste es que ya sólo en otoño se pueden ver cielos azules. Los cielos altos de los que habla el proverbio coreano Cheon-go-ma-bi (천고마비, 天高馬肥), “cielos altos, caballos gordos”.

Recuerdo que en un examen oral de coreano me preguntaron por diferencias entre Corea y España y de pronto miré al cielo por la ventana, y sin pensarlo dije “el cielo”. Luego me tocó explicar que añoraba el cielo del Mediterráneo, siempre luminoso y azul profundo. Me aprobaron con nota, quizás porque no era un diálogo inventado en clase, sino real.

Un último planteamiento. Sobra gente en este planeta, mucha gente. Sobra consumismo, sobran productos cuya fabricación contamina y luego no sirven para nada. O echamos el freno, individualmente y como sociedad, o el futuro pinta muy gris. Si no me crees, prueba a vivir un mes en Pekín o Seúl esta primavera y me cuentas luego.