Tag Archives: río

Infravalorado pero mágico, Jinju

A veces haces un viaje visitando varios lugares y precisamente al pueblo que asignas menos tiempo acaba siendo toda una sorpresa. Me ha pasado en innumerables ocasiones: acabar con una espinita por no haber tenido suficiente tiempo de explorar un lugar inexplorado. Hace poco me pasó con Jinju.

TunnelTenía una visita de familiares y tocaba mostrarles las ciudades importantes de Corea del Sur: Seúl, Busán y Gyeongju. Pero descubrí que en esas fechas (principios de octubre) había un famoso festival de faroles en Jinju, a 1 hora de Busan. Así que hicimos un rodeo.

Jinju es una ciudad no turística. De hecho sólo se conoce por el festival de faroles. En mi caso, intenté encontrar alojamiento allí, pero hay un único hotel en la ciudad, demasiado caro y demasiado clásico. Así que al final solo estuvimos unas horas. Un tiempo insuficiente para poder explorar esta ciudad con un tremendo castillo junto al río, que defendía Corea de las invasiones japonesas hace siglos.

River and castleEl festival de faroles de Jinju es impresionante, con cientos de esculturas de papel iluminadas sobre el río. Cuentan que en la antigüedad dejaban farolillos en el río por la noche, para alumbrarlo y descubrir posibles barcos enemigos. Ahora la tradición es más festiva, con puestos de comida y faroles temáticos.

Este año habían faroles representando países, desde el obvio torero (España) hasta los 4 animales de “Los músicos de Bremen” (Alemania). Había además un tunel de faroles, faroles budistas, faroles en un bosque de bambú, faroles representando el horóscopo chino, faroles explicando historia de Corea, etc…

Fue una lástima no poder visitar el castillo. Espero tener la ocasión de volver al sur del país, visitar otras ciudades cercanas, y detenerme de nuevo en Jinju. Mientras tanto, me queda el fascinante recuerdo de los faroles.

Algunas fotos:

La montaña fortaleza

A veces apetece salir a explorar las afueras de Seúl, y encontrarse con la naturaleza o con la historia. Esta vez fuimos a visitar Haengjusangseong (행주산성), la “montaña fortaleza”.

General viewTomando el bus 921 desde Sinchon, pasando por el parque del estadio olímpico y siguiendo el cauce del río Han, se tardan unos 40 minutos en llegar a Haengjusangseong (행주산성). La parada nos deja en un pequeño pueblo junto a la montaña, un lugar lleno de restaurantes donde probar algunos platos del campo coreano. La ruta caminando hasta la puerta de la montaña es bien sencilla y está claramente señalizada.

Esta montaña alojaba una fortaleza que fue clave en la lucha contra las invasiones japonesas. Es famosa especialmente por “el asedio de Haengju. Durante tiempos de Yi Sunshin, los japoneses trataron de tomar la la región de Goyang, y esta montaña junto al río Han era un lugar estratégico esencial. El general coreano Gwon Yul fue capaz de repeler más de 10.000 japoneses con solo 2.300 guerreros, incluyendo monjes que se unieron voluntariamente. La leyenda cuenta también que las mujeres de pueblos cercanos ayudaron subiendo piedras con sus faldas hasta la cima de la montaña.

MapHoy en día no queda ni una pared de la fortaleza, y es simplemente una colina con varios caminos donde pasear. A la entrada hay un santuario en honor al general Gwon Yul y en la cima hay un par de pabellones y un monumento recordando la batalla.

El lugar es interesante para dar un paseo, observar la estupenda vista del río Han desde arriba, y poco más. Personalmente me decepcionó un poco, pues esperaba ver murallas, pero está bien como colina donde relajarse una mañana entre árboles y luego comer en el pueblo.

Algunas fotos del lugar:

Donde se unen 2 aguas

Vivir en Seúl, la segunda mayor área metropolitana del mundo (Tokio es la primera), es muy estresante. El tráfico intenso tanto de vehículos como de viandantes, el ritmo de la ciudad, el aire contaminado, y otros factores, minan diligentemente todo cuerpo humano. Así que buscando un poco de calma nos dirigimos hacia 두물머리(du-mul-mo-ri), “la cabeza de dos aguas”.
dumulmori

Llegar a Dumulmori es fácil. Basta tomar la línea jungang (중앙선) del metro en Wangsimni e ir hasta Yangsu (양수, “aguas gemelas”), en unos 45 minutos. Una vez allí hay se puede empezar el paseo por una pasarela para peatones que va junto a uno de los ríos. Alternativamente se puede alquilar una bicicleta junto a la estación. De hecho hay un carril bici que viene desde Seúl y llega hasta Yangpeyong.

Area mapLa belleza del lugar radica en la naturaleza. Dos masas enormes de agua, el Buk-hangang (río Han norte) y el Nam-hangang (río Han sur) se encuentran para formar el Hangang, antes de su paso por Seúl. Además, hay otros pequeños ríos que también desembocan por la zona. Pasear junto al borde del agua ofrece un espectáculo relajante, ataviado con bruma por la mañana y majestuosidad el resto del día.

La lengua de tierra que separa ambos ríos incluye un pequeño pueblo, estanques, varios jardines y puentes. Es recomendable visitar el jardín Semiwon (atención que no se permiten bicicletas) y de ahí cruzar por un puente de botes hasta el área principal.

두물머리Al final de la península destaca por si solo un impresionante árbol de 400 años, un Zelkova que marca el fin de la tierra. Un árbol que incluye la leyenda de una serpiente que vive en su interior y sale sólo cuando Corea está en peligro. También cuenta la historia que un soldado japonés, durante la ocupación imperial, quiso cortar este árbol pero su hacha se iluminó y se le rompió la mano, por lo que huyo despavorido.

En resumen, un lugar muy relajante para combatir el ritmo de la ciudad, a pocos kilómetros de la misma. No es un destino turístico primario, pues un visitante que quiera conocer los alrededores de Seúl debería ir antes a ver la impactante muralla de Suwon y quizás también el lago Ilsan en primavera (ambos al límite de 1 hora en metro desde Seúl). Tras esto, la cabeza de dos aguas espera.