Tag Archives: alternativo

La isla de los iluminados

Water noiseEl parque de Seonyudo es uno de los mejores secretos de Seúl. Situado en una isla en medio del río Hangang, es un lugar accesible sólo con autobús o desde un puente peatonal. Esto hace que sea un parque sin aglomeraciones y sin turistas.

Fue un familiar de visita quien se empeñó en ir a esa zona verde. Yo fui caminando la primera vez. Más tarde descubrí que se puede ir en autobús (760, 603, 5714 y 7612) ya que hay una parada allí, en medio de un puente; por ejemplo, se puede tomar uno de esos autobuses en la parada de Hapjeong de la línea 2. O también se puede ir andando, desde la salida 2 de la parada Seonyudo de la línea 9: tras 500 metros se llega al puente peatonal. Una opción muy práctica es llegar en autobús, recorrer la isla y salir por el puente rumbo al metro.

Seonyudo (仙遊島, “la isla donde caminan los iluminados”) fue el primer eco-parque que se abrió en Seúl. Anteriormente había una depuradora de agua, así que al remodelarlo mantuvieron los depósitos, balsas y canales. La abundancia de agua corriendo a varios niveles da una sensación muy relajante, recordando a los jardines árabes.

Un lugar alternativo que no debes perderte si vives en Seúl o estás de visita.

Algunas fotos:

Mi sitio favorito en este planeta

Hace unos días el amigo Xavier Colomés estaba de viaje y comentaba que “su sitio favorito en este loco planeta es el Paseo de los Tristes, Granada“. Eso me hizo pensar cual sería mi sitio favorito. Al momento pensé 3 lugares: los jardines de Laribal en Barcelona, el castillo de Sax (Alicante), o el palacio del Gyeonghuigung en Seúl. Los tres combinan arquitectura con naturaleza y silencio. Puestos a elegir uno, me quedo con…
Main palace
Gyeong-hui-gung (경희궁, 慶熙宮, literalmente “celebración brillante palacio”) o palacio del oeste, es uno de los 5 palacios de la dinastia Joseon, que reinaron en Corea desde el S.XIV al principio del S.XX. Estos palacios son lo más destacable a ver en Seúl, siendo Patrimonio de la Humanidad uno de ellos.

Está a 5 minutos andando del mismísimo centro de Seúl. El único con entrada gratis. Pero el más pequeño, aunque originalmente (antes que los japoneses lo arrasaran) era grandísimo. Lo curioso es, por extraño que parezca, que normalmente está vacío. Como muestra, un vídeo que grabé el pasado domingo a las 2 de la tarde, cuando en teoría tendría que estar a rebosar de turistas… (ver con volumen alto)

The treeEn un estruendoso Seúl, este palacio es un increíble remanso de paz. Miras a un lado, y solo ves montaña y árboles, al otro, rascacielos. Miras arriba y abajo, y ves la nieve en los tejados, deshaciéndose y cayendo formando recuerdos en las rocas. Y te sientas a leer un libro bajo el sol de otoño, mientras las hojas de mil tonos ocres van cayendo. Es la sombra deseada bajo el calor húmedo del monzón. Y el lugar del paseo primaveral. Cada una de las 4 marcadas estaciones en Corea ilumina el palacio de manera nueva.

Finalmente, a un lado de la salida se halla quizás el árbol más majestuoso de Seúl, un Zelkova serrata de unos 380 años, con escasos 19 metros de alto, pero con un tronco sacado de una leyenda. Con una circunferencia de casi 4 metros, el tronco se abre de forma que cabe una persona dentro. Quien pudiera entrar ahí y salir 380 años atrás, en el año 1630, para poder ver el esplendor original de un palacio que equilibra todo su alrededor.

Más fotos del palacio en mi flickr.

La ruta alternativa al visitar Seúl

Cada vez que tengo que enseñar la ciudad de Seúl a forasteros me encuentro con el mismo problema: encontrar el equilibrio entre los lugares de “visita obligada” y los lugares “que me más me gustan”.

Seúl tiene unos cuantos monumentos que hay que visitar, solo para poder decir “yo estuve allí”, muy al estilo del turismo coreano. Recuerdo hace años visitar la National Gallery de Londres con un amigo coreano, que quería ignorar una sala con Monets simplemente porque no estaba en los “destacados a ver” de su guía. Sin embargo, hay casos totalmente opuestos en Seúl, donde por ejemplo te dicen que hay que ver Gangnam… pero en realidad no vale la pena.

Following the path besides the lakeLos 5 palacios de la dinastia Joseon son famosos en Séul, pero a mí los que más me gustan son los que los turistas apenas van. Por supuesto, el Gyeongbokgung (el más grande) es de visita imprescindible, pero a mi parecer los palacios más alejados también tienen su atractivo. Al oeste, el Gyeonghuigung es pequeño, pero muchas veces no hay nadie: sentarte en una esquina de un palacio del S.XVI a oír como la nieve se deshace en los tejados y cae golpeando la piedra es fantástico. Al este, el palacio Changgyeonggung tiene un pequeño lago y un invernadero: pasear por la noche a la luz de los faroles reflejados en el lago no tiene precio.

Nature and templeLo mismo pasa con otros lugares, como los templos budistas. En Seúl todo turista acaba yendo a ver Jogyesa, porque está al lado de Insadong, y quizás Bongeunsa, por estar cerca del COEX. Pero los templos en el centro de la ciudad no se pueden comparar con templos situados en la montaña. El templo Gilsangsa es un ejemplo perfecto de lugar que no sale en las guías, pero mucho más bello que los marcados como “visita obligada”. Quizás no tenga una historia o la relevancia que tiene Jogyesa, pero a los ojos poco importa. Otro caso de templo en Seúl pero en montaña es Bongwonsa, cerca de la zona universitaria de Sinchon.

Seoul skyline from InwangsanY si de montañas hablamos, es obligatorio ir a Namsam, porque al estar en el centro de la ciudad la vista es magnífica. Sin embargo, a mí me encanta la vista desde Inwangsan, montaña chamanista muy fácil de acceder. Ver el Gyeongbokgung, el centro de Seúl y el río, desde una montaña con curiosas formas rocosas, oyendo cánticos a lo lejos, es toda una experiencia.

Y no olvidemos los parques, algunos fantásticos como Seonyudo, localizado en una isla en el propio río Han. También los riachuelos, aunque ahí mi favorito sigue siendo el clásico Cheonggyecheon.

Lo mismo pasa con la comida. Venir a Seúl y pedir un bibimbap es absurdo, cuando puedes pedir el mismo plato en cualquier restaurante coreano del mundo. En Corea hay que probar la comida coreana de peso, la que se comparte, y es difícil ver fuera de Corea. Platos como dak-kalbi, jjim-dak, galbi-jjim, etc, te harán recuperar fuerzas tras un intenso día de turismo.

¿Cuándo vienes?

El arroyo secreto

SeongbukcheonUna de los lugares más visitados en Seúl es el arroyo Cheong-gye-cheon (청계천), literalmente “el arroyo de montaña limpio”. Etimología curiosa, porque hace 10 años pasaba por allí una autopista y el riachuelo estaba lleno de suciedad. Pero el alcalde de Seúl hizo una apuesta por la zona y lo renovó en toda su longitud (unos 8 Km), de modo que pasó a ser uno de los lugares favoritos de los seuleses.

Por supuesto, en innumerables veces he paseado por el Cheonggyecheon. El paseo te desconecta de la ciudad, aunque a veces hay demasiada gente: parejas con andares románticos, monjas haciendo footing (según dice Felipe) y muchos turistas.

Un momento… yo no quería hablar del Cheonggyecheon. Yo quería hablar del Seong-buk-cheon, ¡el arroyo secreto! Buscad, buscad, que no sale en ninguna guía…

Stream's mapEl Seongbukcheon, literalmente “arroyo del pueblo del norte”, nace en Bukhansan. Pero el paseo transitable empieza en la parada de Hansung Univ. (línea 4, en la parte este del centro de Seúl) y desemboca 4.5 Km después en el Cheonggyecheon.

Lo reformaron casi al tiempo que el otro, pero la gracia es que solo está transitado por gente del barrio, así que es mucho más tranquilo. Ideal si quieres pasear. O hacer ejercicio, pues el suelo está pavimentado con goma y debajo de cada puente hay aparatos de gimnasia (muy típico de Corea). Además, si quieres comer auténtica comida coreana, también es una gran opción: a los lados del arroyo hay innumerables restaurantes pequeños, típicos coreanos, con pinta de baratos y buenos (eso si, no esperes ver carta en inglés).

Bridge with clockLo descubrí casi por casualidad. Estaba paseando con un amigo por Naksan, junto la muralla este de la ciudad, y quise ver que era esa línea azul que aparecía en el mapa. En los mapas aparecen a tramos entrecortados pero el paseo del arroyo es continuo hasta su final. También, via mapas, descubrí otro riachuelo que pasa por Jegi-dong y también desemboca en el Cheonggyecheon… pero el Seongbukcheon es mucho más interesante.

¿Cuándo vamos?