Monthly Archives: March 2015

Cuando volar al revés es más caro

Landing at IncheonVolar al revés no es a volar bocaabajo o hacia atrás. Me refiero a contrastar los precios vuelos en una dirección y en otra. A los que hemos vivido en dos continentes nos ha pasado encontrarnos con una situación muy ilógica.

Por ejemplo, vuelo de ida y vuelta entre Barcelona y Seúl, con una escala, misma compañía:

  • Salida 17-Marzo desde Barcelona, vuelta 1-Abril desde Seúl, precio: 470€
  • Salida 17-Marzo desde Seúl, vuelta 1-Abril desde Barcelona, precio: 1240€

¿Son las compañías racistas con los asiáticos? Claro que no. Simplemente las aerolíneas usan algoritmos para optimizar precios, atendiendo a una gran cantidad de factores. Ofrecen precios según la oferta, la demanda, las fechas (festivos, temporadas), precios de la competencia, etc.

En el ejemplo de arriba, la razón del precio asimétrico es bastante claro: en Asia hay mucha más gente que en Europa, así que la demanda es mayor, por lo que pueden subir los precios y seguir llenando aviones. Si has tomado un avión a Corea, recuerda cuantos occidentales vs orientales había. A los escasos europeos nos tienen que incentivar para que acabemos comprando.

Si miramos los vuelos de ida (sin vuelta), el caso es aún más raro:

  • Salida 1-Abril, Barcelona-Seúl, precio: 550€
  • Salida 1-Abril, Seúl-Barcelona, precio: 700€

Yeouido, Seoul¿Absurdo? No, los vuelos en una dirección no los toma la persona que va de turismo un par de semanas. Es más probable que sean comerciales o ejecutivos que van dando saltos por la región. Por tanto, probablemente sus empresas le paguen el vuelo. Súbase los precios. Aunque el vuelo de ida y vuelta sea más barato.

Hay innumerables leyendas urbanas sobre cuándo y cómo comprar vuelos. Algunas son absurdas; por ejemplo, comprar en el último momento significa en realidad que tienes una urgencia, así que la aerolínea te va a sacar un riñón. Lo mismo con los hoteles (sé lo que digo, trabajé en una web de hoteles). De todas formas, hoy en día hay tantos factores en juego que es difícil marcar reglas.

La única recomendación es contrastar precios y alternativas con varios metabuscadores. Probar todo, desde cambiar el origen y destino, a fechas, o incluso combinaciones que a priori no tienen sentido. A veces hacer una escala más (ilógico) es más barato. A veces, si vuelas sólo en una dirección vale la pena mirar precio de ida y vuelta, y tras comprar pedir la cancelación de uno de los trayectos (normalmente devuelven las tasas, según mi experiencia).

Estos complejos algoritmos también se usan en hoteles y en trenes. Por ejemplo, hace poco compré un billete de tren hasta una parada más que mi destino (¡absurdo!) porque era 10€ más barato que el billete hasta mi destino (donde me acabé bajando). Ni me imagino la razón de ese precio.

¡Buena caza!

Suwon, la ciudad amurallada olvidada

Towers and towersSuwon es una gran ciudad a la sombra de la gran metrópolis que es Seúl.

Muchas veces se ignora, teniendo una urbe tan grande como Seúl por explorar. De hecho incluso preguntando a coreanos de Seúl, algún vez me llegaron a decir: ¿para qué vas a Suwon? ¡Pues a ver la muralla!

Podría compararlo con Alcalá de Henares y Madrid: casi todos hemos ido a Madrid, pero casi nadie ha visitado Alcalá, a pesar de ser Patrimonio de la Humanidad. Hablando de Suwon, su fortaleza amurallada es Patrimonio de la Humanidad. Bien merece uno o dos días de visita.

La muralla de Suwon es increíble. Son 6 Km rodeando la antigua ciudad, con enormes puertas y torres a cada pocos metros. En el centro, un palacio. Toda el área se puede recorrer de punta a punta paseando sin problemas; el lateral oeste de la muralla empieza sobre una colina, pero el resto del trayecto es bastante llano.

PaldalmunLa manera más fácil de llegar a Suwon es en metro. Una vez en la estación, una opción es tomar un bus hasta la puerta sur, Paldalmun (팔달문). Otra opción es ir caminando por la calle Maesan-ro(매산로) o Hyanggyo-ro(향교로) y quizás comer en uno de los restaurantes de wang-galbi (costillas enormes, la especialidad de la ciudad).

Paldalmun (팔달문, “la puerta de los 8 pasos”) es una estructura circular de 25 metros de ancho y 9 de alto que alberga la entrada sur a la antigua fortaleza de Hwaseong. Desde ahí se puede ir andando a visitar el centro de la ciudad, el palacio de Haengung (Hwaseong-haenggung). Vale la pena buscar en internet actividades que se hagan en el día de la visita, porque suele haber de todo, desde actuaciones a prácticas con arcos. Además en octubre se hace el Festival de Hwaseong con varias representaciones y conciertos.

A stream crossing the wallEn el palacio se puede comprar la entrada para todos los lugares, incluso para pasear sobre la muralla, que aun estando totalmente abierta se pide una pequeña contribución.

Hay que salir del palacio e ir algunas calles atrás hasta poder acceder a la colina del oeste donde poder empezar a caminar. Lo ideal es llevar un plano para ir disfrutando de la posición en cada momento. Especialmente vale la pena pararse a ver la puerta norte, la entrada del riachuelo Suwoncheon y el puesto de comandancia del noreste.

En la ciudad de Suwon hay otros lugares de interés, incluyendo el pueblo folclorico (hay que ir en bus), o incluso el museo del toilet. Pero no hay nada como pasar un día en la fortaleza de Hwaseong. Para más información se puede acudir a la web de turismo o a la wikipedia (en inglés), de donde he tomado este mapa que muestra muy bien el área:
Hwaseong Fortress Sketch 2.jpg

En Asia ya nos hemos cargado el cielo

74ug/m³Cerca de mi primera casa en Corea había una pantalla/cartel que mostraba la contaminación del aire. Siempre pasaba por delante al ir a clase de coreano, así que poco a poco fui dándome cuenta que el aire en Seúl no es normal.

Me sorprendía ver que rara vez el valor de PM10 bajaba de los 50μg/m3, como marca el estándar de la Unión Europea: “no puede haber más de 7 días al año con media superior a 50μg/m3”. Seúl a mitad de Enero ya se habría saltado esa ley. Pero en Corea, como indica la pantalla, 100μg/m3 es lo normal. Y cada website coreano muestra escalas distintas.

El aire en 2012 no fue muy malo, pero en 2013 y especialmente en 2014 fue horrible.

En primavera suele darse el polvo asiático, un viento del oeste que trae polvo del desierto del Gobi. El problema es que China contamina mucho, así que ese viento también arrastra contaminación. Eso unido a la actividad ultraconsumista de Corea que también genera muchísima contaminación. Este último caso, de hecho, es el que muchos coreanos niegan: si el aire es horrible, la culpa es de China, es del polvo asiático; nada que ver con Corea, tierra verde. Un error de concepto que irán pagando con enfermedades respiratorias.

La mayoría de los habitantes de Seúl no tienen un concepto real de ecología. A pesar de tener un sistema de transporte público increíblemente bueno, prefieren conducir aunque sean cortas distancias y tarden un rato en aparcar: todo por mostrar status social, como marca la sociedad consumista. En los edificios hay contenedores para separar basuras, pero mucha gente lo tira todo al contenedor general. Los carriles bici son inexistentes, excepto junto al río, donde no cubren ninguna ruta importante. Y si les preguntas por ecología, lo más que te indican es algún parque ecológico.

Atención, no digo que en Europa hagamos las cosas bien. Más bien digo que en Corea (y China) la situación es de alerta máxima. El año pasado (2014) además de valores altísimos de PM10 también tuvimos de PM2.5, partículas más pequeñas que entran directamente en sangre. La sensación de aire quemado, escozor de ojos y falta de aliento fue una experiencia que no quiero repetir. Hace unos días, aun en invierno, ya llegó una tormenta de arena que dejó valores por encima de 900. Miedo da.

Nice weatherLo más triste es que ya sólo en otoño se pueden ver cielos azules. Los cielos altos de los que habla el proverbio coreano Cheon-go-ma-bi (천고마비, 天高馬肥), “cielos altos, caballos gordos”.

Recuerdo que en un examen oral de coreano me preguntaron por diferencias entre Corea y España y de pronto miré al cielo por la ventana, y sin pensarlo dije “el cielo”. Luego me tocó explicar que añoraba el cielo del Mediterráneo, siempre luminoso y azul profundo. Me aprobaron con nota, quizás porque no era un diálogo inventado en clase, sino real.

Un último planteamiento. Sobra gente en este planeta, mucha gente. Sobra consumismo, sobran productos cuya fabricación contamina y luego no sirven para nada. O echamos el freno, individualmente y como sociedad, o el futuro pinta muy gris. Si no me crees, prueba a vivir un mes en Pekín o Seúl esta primavera y me cuentas luego.